Descargar Informe Nota de Prensa
 

El think tank Institución Futuro presenta el sexto informe de una serie de estudios que comparan los Presupuestos Generales de Navarra del trienio 2016-2018 con el último año de legislatura del anterior gobierno, el de 2015. Esta entrega difiere de las fichas precedentes, puesto que plantea el análisis de cuestiones más transversales relativas a la Administración Pública y su relación con la ciudadanía. Para ello, analiza dos departamentos: el de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia y el de Relaciones Ciudadanas e Institucionales.

El Departamento de Presidencia, F. Pública, Interior y Justicia ha contado con 158 millones de euros de recursos adicionales en el trienio 2016-20108 respecto a 2015, último año de la anterior legislatura. De esa cifra el 52%, es decir, 83 millones de euros, han ido destinados a gastos de personal. Aquí se incluyen los incrementos retributivos del funcionariado del departamento, así como las pensiones ordinarias a funcionarios. Un 12% ha ido destinado a inversiones reales, que incluye, entre otros, el gasto en la renovación de la flota de vehículos de servicios como bomberos, policía foral, etc. El 21% destinado a activos financieros se corresponde con el pago pendiente de la paga extraordinaria de diciembre de 2012.

Recordemos que este departamento tiene entre sus funciones la gestión del conjunto del personal de la Administración Pública Foral. Esta plantilla ha experimentado un importante incremento en lo que llevamos de legislatura. A lo largo del último trienio el Gobierno de Navarra ha ocupado a más de un 10% adicional de personas con respecto a las que empleaba en la primera mitad del 2015.

De acuerdo con estos mismos datos, de 2014 (último año completo de la anterior legislatura) a 2017 Navarra es la CCAA que ha experimentado un mayor aumento del número de personas trabajando para la administración autonómica en términos de población total. Navarra ya ocupaba el segundo lugar en el ranking de ese ratio, ha crecido a un ritmo superior al de otras CCAA y al de la media de éstas, y se acerca a la ratio de Extremadura, región que lidera el ranking de personas al servicio de la administración pública por cada 1.000 habitantes.

En cuanto al Departamento de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, el incremento de recursos en volumen total durante el trienio no es muy relevante en el conjunto, pues son 22 millones de euros más de los que hubiese habido disponibles con lo que el presupuesto de 2015 asignaba para las funciones que este nuevo departamento cubre. Ahora bien, para completar esos 22 millones de euros adicionales en los 3 años, el ritmo de crecimiento equivaldría a un 25,3% anual, el mayor de todos los registrados entre los departamentos del presupuesto.

En dicho incremento destacan los recursos nuevos dedicados a Comunicación y Relaciones Institucionales (1,34 millones) y los empleados para la creación de una estructura de la Administración responsable de la relación con la ciudadanía (5,22 millones). Si a estos recursos se suman los 750.000 euros del Servicio de Gobierno Abierto (Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia), se comprueba que se ha contado con más de 7,2 millones adicionales para dar a conocer las actividades de la Administración y comunicarse con la ciudadanía.

Ahora bien, según los datos de Transparencia Internacional, en 2014 Navarra ocupaba en su Índice de Transparencia de las Comunidades Autónomas el 9º puesto de todas las CCAA con una puntuación de 89 sobre 100, mientras que los datos de 2016 reflejan que Navarra cayó hasta el último lugar al término de ese año con una nota de 81,9. Es decir, Navarra ha experimentado un retroceso en términos absolutos (peor nota) y relativos (pérdida de posiciones en el ranking) en transparencia. Esta conclusión se ve reforzada por la subida notable de la media del indicador de todas las CCAA.

El análisis de Institución Futuro sobre lo presupuestado en los dos departamentos citados permite concluir que:

1. Hay que analizar si el volumen de personas trabajando para la Administración Foral responde a un tamaño y distribución eficiente de su plantilla.

2. Sobrecargar la estructura de la administración en tiempos de bonanza económica supone un peligro, puesto que es un compromiso de gasto que habrá que mantener cuando el escenario económico sea menos favorable y los recursos, más escasos, sean más necesarios en otros frentes de gasto.

3. Animamos a la Administración a ser eficiente en el uso de los recursos públicos. Es necesaria una continua rendición de cuentas ante la ciudadanía, basada en la transparencia informativa, en la calidad, veracidad y relevancia de los datos publicados y en la accesibilidad a los mismos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines