Diario de Navarra, 25 de junio de 2005
España 2020. Reflexiones prospectivas.
Un estudio promovido por la Institución Futuro sobre la España de los próximos años ha concluido que algunas de las prestaciones del llamado Estado del bienestar se encuentran en entredicho. «El sistema de pensiones es el que más debe preocupar en el horizonte del 2020 por el desequilibrio que puede producirse en el propio sistema entre ingresos (cotizaciones) y gastos (prestaciones)», dice el informe.
El estudio, presentado el jueves en Pamplona, lo ha dirigido José Miguel Echarri Porta, especialista en prospectiva estratégica, y reúne las aportaciones de 25 expertos de diferentes ámbitos. El resultado de sus datos, de sus reflexiones y de sus intuiciones es un libro de 291 páginas que resume «las fuerzas que impulsarán el futuro de España en diferentes direcciones» y que ofrece algunas claves para afrontarlo y para «evaluar las opciones estratégicas».

José Miguel Echarri aclaró que la prospectiva no predice lo que va a suceder, pero sí que explica «los futuros posibles», «explora evoluciones de variables y actores» y «acota la incertidumbre». En esas coordenadas, y acudiendo a un símil médico, auguró tres posibles escenarios para la España del año 2020: uno de «esclerosis», otro de «arritmias» y un tercero de «revitalización». El país alcanzará uno u otro en función de las políticas y de los acontecimientos que en los próximos años vayan sucediéndose en el mapamundi. Las páginas finales del informe contienen algunas conclusiones más concretas referidas tanto al presente como al futuro. Por ejemplo: «La gestión de lo público está en manos de un conjunto de administraciones incoherentes y sin políticas claras, rígidas y en muchas ocasiones en situación de caos organizativo sólo atemperado por la voluntad de pocas personas que realizan esfuerzos de coordinación». El diagnóstico entrecomillado podría convertirse en un escenario de «revitalización» si las administraciones públicas se «modernizan» y se «redimensionan». Pero mientras eso ocurre, las pensiones y otras prestaciones estatales presentan un porvenir inquietante. «El problema es así de sencillo -lo ilustra el estudio-: ¿Cómo se financian 22 años de jubilación cuando se ha cotizado durante 37 años al 20% de los salarios percibidos, deseando al mismo tiempo conservar el estándar de vida previo a la jubilación». El propio informe contiene una respuesta: «La única solución duradera es ahorrar y trabajar: más años de trabajo, mayores cotizaciones, o menores pensiones. Ni la fecundidad (más hijos por mujer), ni la inmigración, ni la ingeniería financiera ayudarán a resolver un problema que radica en un cambio localizado fundamentalmente en la trayectoria vital de cada individuo».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines