Para cientos de miles de funcionarios españoles, el viejo ideal liberal del “cheque sanitario” que han aplicado países como Suecia no es ninguna abstracción teórica, sino una realidad patente en su día a día. Y es que, desde la creación de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface), tienen la posibilidad de elegir si la asistencia sanitaria que reciben se les brinda a través del Servicio Nacional de Salud o mediante proveedores privados de salud.

Acceso a la noticia

Institución Futuro Futuro, think tank de notable influencia en la Comunidad Foral de Navarra, ha repasado en uno de sus informes más recientes los últimos datos disponibles respecto a esta cuestión. Este ejercicio revela que tres de cada cuatro mutualistas escogen la sanidad privada, mientras que apenas uno de cada cuatro prefiere permanecer dentro de la red pública.

A lo largo de 2020, último ejercicio para el que se dispone de cifras definitivas, MUFACE dio servicio a un total de 1.483.860 personas. Entre ellas hay 1.011.582 titulares y 472.278 beneficiarios. De entre todos ellos, el 23,6% recibe servicios sanitarios prestados por la red pública, mientras que el 76,3% se acoge a los conciertos que les permiten obtener su cobertura de salud por parte de empresas privadas.

También hay más seguros privados

De igual modo, la Fundación IDIS viene de publicar su estudio anual sobre la cobertura de los seguros privados de salud en nuestro país. De acuerdo con dicho informe, hay comunidades como Madrid, Cataluña o Baleares donde este servicio ya alcanza una cobertura muy importante, con porcentajes del 39%, 35% y 33%, respectivamente.

 

El estudio apunta también que “la liberación de recursos de la sanidad pública que se atribuye a la sanidad privada tiene su explicación en los 9,2 millones de asegurados que contribuyen a la descarga y ahorro del sistema público de salud. Las estimaciones indican que el ahorro generado por el seguro privado se situaría entre 1.368 euros al año (si el paciente usa exclusivamente el sistema privado) y 506 euros (si realiza un uso mixto de la sanidad, utilizando tanto sanidad pública como privada)”.

Share This