Acceso íntegro a la noticia

¡Qué tiempos aquellos en los que la sanidad navarra era un ejemplo para el resto de España, casi que para el mundo! Aquella Navarra oscura e insufrible gobernada por la derecha era de toda España la que tenía menores cifras de paro y mejores indicadores de Sanidad. Pero gobernaba la derecha. Lo social, por lo visto, tiene que ser el gobierno, no los resultados del gobierno. Apañados estamos como a la izquierda se la empiece a medir por sus resultados en vez de por sus discursos.

El caso es que, como nos recuerda esta semana Institución Futuro, no es ya que Navarra no ocupe el primer puesto, sino que de hecho se encuentra muy lejos de los puestos de cabeza en una cuestión tan sensible como las listas de espera, tanto en lo que se refiere a pacientes en lista de espera por cada 1.000 habitantes como en tiempos medios de espera.

Frente a unos resultados tan lamentables no caben excusas como la pandemia. Todo el mundo ha pasado por la pandemia. No nos comparamos con nadie que no haya pasado por la misma pandemia. Incluso Madrid nos da un repaso abrumador aunque se supone que la derecha ha medio desmantelado la sanidad pública, aquí la izquierda debe haberla desmantelado del todo.

Irónicamente, se nos suben los impuestos y se nos convierte en un infierno fiscal para, supuestamente, financiar una mejor sanidad y una mejor educación. Para financiar mejores carreteras ya sabemos que no, porque tendremos que poner peajes para pagarlas aparte. A ver si es que el dinero de los contribuyentes navarros se evapora. O a ver si va a ser un problema de mala gestión.

Ahora somos segundos en pacientes en lista de espera por habitantes y segundos en tiempo medio de espera para primera consulta con el especialista. Pero segundos por la cola. Si los otros eran enemigos de la sanidad pública estos qué son. Amigos de la eficacia y  la buena gestión parece que no.

Share This