Acceso a la noticia original

Varias empresas afincadas en Navarra ya han presentado ERE de extinción, los problemas de solvencia comienzan a ser una realidad en algunas compañías y la destrucción de empleo resulta evidente. Pero, al mismo tiempo, los principales agentes económicos y sociales se muestran cautos y prefieren no aventurar aún un posible aluvión de expedientes. En su lugar, comparten con NavarraCapital.es algunas medidas que consideran cruciales para evitar nuevos ERE, proteger el empleo y garantizar la supervivencia de muchas empresas. De todas ellas, hay dos en las que coinciden: la prórroga de los ERTE más allá del 31 de mayo y la puesta en marcha de más ayudas directas.

De izda. a dcha: Esparza, Rodríguez, Sucunza, Vicente, Ugalde, Izal, Pascual, Aracama, Karrera y Taberna.

Siemens GamesaMTorresKybseMiasa, Trenasa. Empresas todas ellas que ya han comenzado a negociar o han negociado un ERE en Navarra, algunos derivados de situaciones anteriores a la pandemia del Covid-19 y otros por sus consecuencias. La pregunta inevitable en estos momentos es si serán casos aislados o si, por el contrario, los ERE se convertirán en una tendencia al alza durante los próximos meses. El comienzo de 2021 coincide, además, con la fecha en la que muchas compañías cumplen ya medio año desde que dieron por finalizados sus ERTE, el periodo marcado como mínimo para comenzar a aplicar despidos.

Navarra aún tiene activos 7.687 ERTE, de los que el 87,9 % son de fuerza mayor.

De ahí que este medio haya contactado con los principales agentes económicos y sociales de la región para conocer su visión al respecto. Todos comparten la opinión de que los ERTE han sido hasta ahora una medida eficaz para evitar una mayor destrucción de empleo y esperan el lanzamiento de nuevas ayudas a empresas, que ayuden a estas a afrontar el temporal y mantener sus plantillas. Hoy, la Comunidad foral aún tiene activos 7.687 ERTE, según el Instituto de Estadística de Navarra, de los que el 87,9 % son de fuerza mayor.

Chechu Rodríguez (CCOO): “Los próximos meses van a evidenciar un desequilibrio, por no hablar de un descalabro”.

Tanto el grueso del tejido empresarial como los sindicatos reconocen que las valoraciones en torno a este tema son bastante subjetivas, puesto que todavía no existen cifras claras sobre la posible afección de los ERE.

Sin embargo, Chechu Rodríguez, secretario general de CCOO Navarra, ofrece un dato que apuntala sus predicciones. Las demandas ante el Tribunal Laboral Navarro en los primeros cuarenta días del año (enero y mitad febrero) muestran cómo los despidos contabilizados por la institución han aumentado un 15 % respecto al mismo período de 2020: “Esto indica una tendencia clara al alza, que demuestra que la crisis está afectando al empleo”, destaca para advertir acto seguido que los próximos meses “van a evidenciar un desequilibrio, por no hablar de un descalabro”.

Olivier Izal (ARPA Abogados): “Hemos empezado a gestionar ERE potentes porque algunas organizaciones, si no toman medidas ya, van a tener graves problemas de viabilidad”.

¿El motivo? Los agentes consultados se muestran de acuerdo en que la solvencia de muchas organizaciones corre peligro en estos momentos. Así lo entiende Olivier Izal, director del Departamento Laboral de ARPA Abogados Consultores“Hay empresas que se han quedado sin recursos. Hemos empezado a gestionar ERE potentes porque algunas organizaciones, si no toman medidas ya, van a tener graves problemas de viabilidad”.

Desde la Confederación Empresarial Navarra (CEN), su presidente, Juan Miguel Sucunza, profundiza en el análisis. “La situación es complicada porque ya hay empresas que se están encontrando con problemas de solvencia”. Explica que, tras once meses de crisis, “el tejido productivo está sufriendo un deterioro, tal y como demuestran los datos de caída de nuestro PIB en un 8,3 % y los datos del paro, que reflejan cómo el desempleo ha crecido fundamentalmente en el sector servicios, según la EPA”.

La Encuesta de Población Activa (EPA) en Navarra del último trimestre de 2020 muestra que el año pasado terminó con 8.200 parados más, por lo que el número de desempleados quedó en 36.700 personas tras crecer un 28,9 % respecto a 2019. Con estos datos, la destrucción de empleo queda patente, pero nadie se atreve a aventurar un aluvión de ERE en los próximos meses porque creen que estos dependerán, en gran medida, de la evolución de la pandemia. 

José María Aracama (Institución Futuro): “Ahora, que ya se están cumpliendo esos plazos de seis meses, es cuando el empleo se está resintiendo”.

Marisol Vicente, secretaria de Política Sindical de UGT, recuerda que “esta situación no nace de una crisis económica, aunque se esté convirtiendo en ella, sino de una sanitaria”.

Por eso, todos las voces miran con preocupación la evolución de los contagios y la efectividad del plan de vacunación. El presidente de la Asociación para el Desarrollo del Empresa Familiar Navarra (ADEFAN)Francisco Esparza, hace hincapié en que las actividades “mas afectadas se verán en la obligación de tomar decisiones financieras y laborales”. Pero, pese a este escenario de incertidumbre, Javier Taberna, presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Navarra, confía en que el año 2021 “será mejor en materia de empleo”. Eso sí, se muestra convencido de que la tasa de paro, que en la actualidad se sitúa en Navarra en el 11,65 %, “seguirá siendo superior a la existente antes de la pandemia”, cuando se cifraba en el 9,01 %. Y adelanta que, debido a la falta de solvencia, “muchas empresas se encontrarán con la necesidad de recortar personal”.

Juan Miguel Sucunza (CEN): “La situación es complicada porque ya hay empresas que se están encontrando con problemas de solvencia”.

EL PLAZO DE SEIS MESES

Nadie parece discutir que los ERTE han sido una medida fundamental para evitar una mayor destrucción de empleo, pero la crisis sanitaria se está alargando en el tiempo y no hay un horizonte claro de cuándo se podrá superar del todo. “Ahora, que ya se están cumpliendo esos plazos de seis meses, es cuando el empleo se está resintiendo”, confirma José María Aracama, presidente de Institución Futuro“¿Por qué ha habido tantos ERTE y tan pocos ERE?”, cuestiona al mismo tiempo Ignacio Ugalde, presidente de la Asociación de Empresas de Economía Social de Navarra (ANEL). En este sentido, Ugalde mantiene la confianza en el empresariado navarro “porque ha apostado en todo momento por la continuidad de la actividad”.

Ignacio Ugalde (ANEL): “Aunque hay sectores que se están viendo más afectados que otros por esta crisis, no se puede dejar atrás a toda la cadena de valor inversa, de la que también dependen muchos empleos”.

No obstante, desde ARPA Abogados Consultores alertan de que el cumplimiento del plazo de los seis meses para despedir adentra a Navarra en “un periodo de inseguridad jurídica en sectores que lo están pasando muy mal, por lo que será necesario adaptar la legislación a la nueva realidad”. Y en ese nuevo marco, LAB pide a los empresarios un compromiso para mantener el empleo más allá de los seis meses. A Imanol Karrera, portavoz del sindicato, le preocupa que se repitan casos como el de Siemens Gamesa o MTorres. “No entendemos esos ERE porque en el primero, por ejemplo, se demostró que se trataba de una deslocalización al uso y en el segundo la empresa tiene unas cuentas positivas”, alega. En este contexto, parece probable que los ERTE deban extenderse más allá del próximo 31 de mayo. De hecho, son muchas las voces que se muestran partidarias de alargarlos. Es el caso de Sucunza, quien defiende que “se sigan prorrogando, al menos para los sectores más dañados por la crisis, hasta que la situación se normalice”. También en UGT apuestan con firmeza por esta medida.  

LOS SECTORES

La actual crisis no está perjudicando a todos por igual, de modo que los sectores más afectados por las restricciones y la caída del consumo, como los servicios, el aeronáutico o la automoción por citar algunos ejemplos, parecen más propensos a los ERE. Ahora bien, Taberna intenta transmitir un mensaje de tranquilidad. “Navarra presenta una estructura productiva diferenciada de la media española, con un menor peso de los servicios”, incide. Y, a este respecto, Ugalde recuerda la importancia de “no dejar atrás a toda la cadena de valor inversa”, de la que dependen miles de empleos: “La hostelería es una de las caras visibles de esta crisis. Si los restaurantes no abren, tampoco compran carne y los ganaderos tienen pérdidas”

Francisco Esparza (ADEFAN) recuerda, no obstante, que las empresas familiares “tienen una mayor resistencia a la destrucción de empleo”.

Por eso, hay quienes cuestionan la efectividad real que puedan tener las nuevas ayudas directas a las empresas, como las que anunció el pasado 15 de febrero la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a la hora de evitar despidos, pese a que todos afirman que son necesarias. Imanol Pascual, coordinador de ELA, hace suyo este temor y afirma que “es necesario vincularlas al mantenimiento del empleo”. También solicita una mayor implicación del Gobierno de Navarra en torno a varios ejes concretos: la creación de un fondo “para ayudar a las empresas”; la intervención pública “de sectores estratégicos como la energía”; la creación “de una banca pública”; y la puesta en marcha “de una política industrial innovadora, sostenible y que tenga en cuenta la igualdad de género”.

Así mismo, Rodríguez coincide con Taberna en que Navarra tiene “una industria bien posicionada”, pero admite que “hay determinados sectores, principalmente los secundarios y terciarios, que están sufriendo más”. Además, señala a las organizaciones pequeñas, precisamente, como las más vulnerables: “Más del 90 % de las empresas navarras tienen menos de diez trabajadores y estas son las que peor lo van a pasar”. Por el contrario, Esparza defiende que, al menos las compañías de su colectivo, de gran arraigo en la región, “tienen una mayor resistencia a la destrucción de empleo”

Imanol Pascual (ELA) defiende la necesidad de vincular las ayudas directas, como las anunciadas por Calviño, “al mantenimiento del empleo”.

De todas formas, los ERTE no pueden solucionar todos los problemas de las empresas. Así lo entienden desde UGT. “Muchas organizaciones tienen que seguir pagando gastos fijos, por lo que las ayudas a empresas son muy necesarias”, confirma Vicente, quien se suma al llamamiento de sus colegas. “Hay empresas que están barajando ya la posibilidad de despedir dentro del plazo de los seis meses y devolver las ayudas recibidas”, lamenta para añadir después que otras están esperando a que finalice este periodo para dar el paso. El sindicato cree que estas acciones “provienen de organizaciones que se han aprovechado de las ayudas” y considera que, además de devolver las subvenciones, tendrían que recibir una penalización. Para conseguir todo esto, propone una reforma fiscal y pone el foco en la reforma laboral de 2012, que a su parecer favorece los despidos colectivos. “Para hacer efectivos los ERE, antes era necesaria la aprobación de la Administración, así como acreditar pérdidas. Ahora solo hay que demostrar un descenso de los beneficios”, apunta.

Javier Taberna (Cámara Navarra): “Navarra presenta una estructura productiva diferenciada de la media española, con un menor peso de los servicios”.

Por su parte, Rodríguez igualmente considera necesarias las subvenciones, sean directas o indirectas, “para que las empresas con solvencia puedan tirar hacia delante”, aunque recalca que quienes “de verdad necesitan apoyo son los trabajadores, por lo que las ayudas tienen que revertir en empleo estable y de calidad”

Las organizaciones que representan el tejido productivo foral también entienden que las ayudas a las empresas son de vital importancia para mantener los empleos, pero defienden a los empresarios y ensalzan su esfuerzo durante estos meses para sacar adelante sus negocios. Esparza, por ejemplo, comenta que “las ayudas directas nunca son una solución global”, pero puntualiza que en una situación como la actual, donde a muchas compañías se les ha obligado a cesar temporalmente la actividad o a restringirla, “son necesarias para detener la apertura de ERE”

Marisol Vicente (UGT): “Hay empresas que están barajando ya la posibilidad de despedir dentro del plazo de los seis meses y devolver las ayudas recibidas”.

Quizás por eso, desde la CEN pidan intensificar el apoyo público al tejido productivo y a estos sectores, con medidas adicionales dirigidas a empresas y autónomos, como aliviar la carga financiera y reforzar las ayudas a negocios viables”.

La patronal también ve importante orientar el rumbo hacia la atracción de inversiones “para crear un entorno propicio y favorecer la competitividad” de la región. Y desde UGT hacen hincapié, de igual forma, en la idea de que las subvenciones no se concedan únicamente a los sectores más perjudicados. “Puede haber un sector que vaya bien, pero tenga casos aislados de empresas que se han visto afectadas”, ejemplifica Vicente.

Por todo ello, Ugalde rompe una lanza a favor de los empresarios: “Estoy convencido de que siempre tienden a mantener la plantilla”. Y resalta también la labor de la Economía Social, que persigue este fin y “estará ahí para acompañar en la reconstrucción de la economía y su consolidación”. Coincide en su apreciación con el presidente de Institución Futuro, quien opina que “nadie despide a quien necesita, ni contrata a quien no necesita”.

Imanol Karrera (LAB): “No entendemos los ERE de Gamesa o MTorres. En el primero, se demostró que se trataba de una deslocalización, y en el segundo la empresa tiene unas cuentas positivas”.

A su juicio, los despidos que se están produciendo en determinadas compañías por una bajada de la producción “parecen lógicos, por muy dolorosos que sean”. Pero plantea el gran reto al que se enfrentan muchas empresas, que deben tratar de “salir adelante reteniendo el talento entre sus plantillas, al mismo tiempo que realizan ajustes”.

Eso sí, Aracama se muestra optimista y asegura que “si dichos ajustes se realizan con cabeza y la pandemia comienza a controlarse a nivel sanitario con la vacunación, la reactivación económica estará más cerca y las empresas podrán volver a la senda del crecimiento”

Share This