“La mejor política social no es la que otorga subvenciones a diestro y siniestro, sino la que favorece la creación de puestos de trabajo”. Esta frase se la he escuchado en varias ocasiones al conocido catedrático de Derecho del Trabajo Juan Antonio Sagardoy. Y hoy me ha venido de nuevo a la mente porque se acaban de conocer las cifras de desempleo correspondientes a diciembre de 2021.

En el año que acabamos de dejar atrás Navarra redujo el número de personas paradas hasta alcanzar las 32.000, lo que nos coloca en cifras previas a la crisis COVID, pero alejados aún del pleno empleo. Además, en diciembre el paro descendió en todas las comunidades autónomas, en absolutamente todas menos en la nuestra, donde aumentó un 1%.

Como también suele decir Sagardoy, ningún empresario despide a quien necesita, ni contrata a quien no. Y como el año nuevo suele ser momento de plantearse objetivos, no puedo sino desear que tanto en Navarra como en el resto de España esas tasas de paro se reduzcan todavía más. Ojalá los empresarios necesiten contratar mucho, pero ojo, eso solo se conseguirá si en determinados sectores sociales se deja de demonizar a la empresa y se produce un acercamiento sincero a la misma para entender sus necesidades y problemáticas. Si a las empresas les va bien, a Navarra y a los navarros también les irá bien. Feliz año a todos.

Share This