“Ayer se celebró una jornada sobre un tema tan importante para nuestra región como es el Canal de Navarra. Recordemos que éste resulta de vital importancia para el desarrollo económico de la ribera, es una infraestructura que vertebra la Comunidad Foral y fomenta sobremanera la competitividad de la región.

La primera fase del canal y la zona regable lleva años a pleno rendimiento, pero la ampliación de esa fase, que comenzó en 2014 y cuya finalización estaba prevista en 4 años, todavía no ha terminado. Dada su importancia estratégica, este retraso no se comprende ni se justifica.

Tampoco parece que la segunda fase vaya a cumplir los plazos previstos. ¿Alguien se ha preguntado qué sobrecoste tienen estos retrasos?  Porque el canal ha traído riqueza, puestos de trabajo y más recaudación… Cada día de retraso dejamos de generar.

Tampoco me parecería descabellado poder exigir un cronograma detallado de las diferentes fases del proyecto. Para poder conocer qué plazos se manejan para poder exigir responsabilidad en caso de que no se cumplan. Pensando en todos los navarros y sobre todo en los regantes que están a la espera de una infraestructura que tan buenos resultados ha dado en la primera fase.

El Canal es vida, desarrollo y generación y fijación de empleo en el territorio. A nivel técnico no se vislumbra duda alguna sobre su importancia y la necesidad de terminarlo, y cuanto antes mejor. Así lo ratificaron todos los participantes en el encuentro celebrado en el Colegio de Ingenieros Industriales. Sin embargo, no se aprecia ni por asomo el mismo interés político. Ver para creer”.

Share This