PISA es un programa internacional para la evaluación de los alumnos a nivel mundial para medir distintos elementos del proceso educativo. En España, el estudio PISA se viene realizando desde el año 2000, 2003, 2006, 2009, 2012, 2015 y 2018.

En 2022, realizaron esta evaluación unos 690.000 estudiantes de quince años, que simbolizaban a 29 millones de los 81 países participantes. En España, ejercieron la prueba 30.800 jóvenes de 966 colegios, representando a 459.000 discentes de la ESO.

El último informe salió a la luz el pasado diciembre de 2023. Se trata de la evaluación de la competencia matemática, como materia principal, y la comprensión lectora y científica como secundaria. Por otra parte, se ha incentivado la imaginación constructiva del educando para que se adapte a esta sociedad, que se encuentra en continuo cambio. Las dos palabras clave son creatividad e innovación.

A través de esos ítems se profundiza en los tres pilares más importantes: educación, sanidad e investigación a través de unas políticas igualitarias y justas, que alcancen a todas las clases sociales. En esta recogida de datos se ha pedido una muestra que garantice la base didáctica de los ciclos anteriores (Primaria) y, al mismo tiempo, sirva para enfrentarse a los siguientes cursos, en un proceso de enseñanza-aprendizaje.

En el año 2018 ya se apreció una bajada del rendimiento de los alumnos navarros en matemáticas y ciencias. Como muy bien ha resaltado el think tank Institución Futuro, Navarra ha caído por debajo de la media de la OCDE y de España. En el estudio, se aprecia que Navarra ha pasado de ser líder en todas las áreas en el territorio español a colocarse en puestos mediocres en ciencias, matemáticas y lectura. Es decir, en una década ha sido la región que más puntuación ha perdido en áreas básicas. No obstante, somos los primeros en gasto público por alumno, después de Vascongadas; por el contrario, los resultados no concuerdan con el abultado desembolso, de manera que el Gobierno de Navarra ha aumentado de año 2015 a 2022 en un 50% su presupuesto en educación, es decir, de 521 millones a 779 millones de euros.

Al entrar Uxue Barkos en el Gobierno (2015) recibió la herencia de UPN (Miguel Sanz y Yolanda Barcina) con los mejores resultados para Navarra en enseñanza, por encima de la media de España y en el mismo nivel que Europa. Sin embargo, a partir de esa fecha bajó a la segunda división, ocupando posiciones irrelevantes. Esto demuestra que, con la nacionalista de Geroa Bai, Uxue Barkos, -2015-, hemos retrocedido como el cangrejo; continuó bajando con la socialista María Chivite (2019) y comenzamos el 2024 con un puesto secundario, con una caída en picado.

Ante estos hechos irrefutables, con los nacionalistas y socialistas los alumnos se han descolgado a niveles mucho más bajos en puntuación. El Gobierno ha modificado, sin reflexión, sistemas educativos clásicos por “progresistas” de modo equivocado, implantación de un adoctrinamiento político y la obsesión por el vascuence, con el consiguiente descenso en la calidad de la enseñanza. Ha sido un varapalo en términos globales. En matemáticas, de ser la segunda más valorada ha pasado a la sexta: Castilla y León (499), Asturias y Cantabria (495), Madrid (494), La Rioja (493) y Navarra (492). En competencia científica, de obtener 492 puntos a 478.

Respecto a Ciencias, Castilla, León y Galicia (506), Cantabria (504), Asturias (503), Madrid (502), La Rioja (500) y Navarra (489).

Si como decía Cervantes, en boca del bachiller Sansón Carrasco, “nunca segundas partes fueron buenas”, María Chivite ha reenganchado al anterior consejero de Educación, Carlos Gimeno, como si fuera el mirlo blanco. Desde los primeros meses, los colegios están en pie de guerra con el asunto: jornada continua o partida, porque no respeta al Consejo Escolar y a las familias en sus decisiones anteriores.

El lema escogido ha sido: todos contra Gimeno, de manera que hasta sus compañeros critican la gestión educativa, sin olvidar su animadversión hacia Miravalles-El Redín e Izaga-Irabia por su enseñanza diferenciada. Destaca la defensa a ultranza y el apoyo total de los socialistas a Skolae, el programa de educación afectivo-sexual que despertó un fuerte rechazo en una buena parte de las familias navarras.

Por tanto, en la última década, Navarra ha caído por debajo de la media de la OCDE y de España. Enorme gasto, mínimos resultados.

Como decía el filósofo cordobés Séneca, “largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías, breve y eficaz por medio de prácticas y vivencias”.

Share This