Acceso al artículo íntegro

Como respuesta a la crisis económica sin precedentes causada por el coronavirus, el Consejo Europeo aprobó el 21 de junio de 2020 la creación del programa Next Generation EU, el mayor instrumento de estímulo económico jamás financiado por la Unión Europea. Es en ese programa donde se enmarcan los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica): instrumentos de colaboración público-privada cuyo objetivo es el impuso de iniciativas que contribuyan de manera decidida a la transformación de la economía española. Están abiertos a todo tipo de empresas y pueden participar varios ministerios en su desarrollo.

Hasta el día de hoy se han anunciado once Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica, todos ellos ya aprobados en Consejo de Ministros entre julio de 2021 y mayo de 2022. La inversión pública prevista por los PERTES aprobados alcanza, ahí es nada, los 32.298 millones de euros y, para los que se han realizado los cálculos, supondrá la creación de 245.300 puestos de trabajo en España.

Institución Futuro ha realizado el cálculo del peso de la economía navarra de los diferentes sectores presentes en cada uno de los PERTES respecto al total de España. Si Navarra participa con dichos porcentajes en los nuevos proyectos aprobados en los distintos PERTES le corresponderían alrededor de 1.200 millones de euros, con una estimación de 16.000 nuevos puestos de trabajo.

El cálculo se ha llevado a cabo de manera conservadora sin haberse tenido en cuenta algunos sectores presentes en la economía navarra con un peso limitado, como puede ser el aeroespacial. Asimismo, para determinados PERTES como el de la microelectrónica o la nueva economía de la lengua resulta muy complejo determinar el peso que la economía foral tiene respecto a la española, por lo que se ha preferido no incluir dotación económica de los mismos para Navarra.

Si Navarra es capaz de presentar un mayor número de proyectos de interés que el que le correspondería por su peso en cada sector presente en los distintos PERTES, estas cifras serán mayores, tanto en los importes a percibir como en el número de empleos creados.

Se preguntarán por qué les cuento todo esto. Viene a cuento de que en los últimos meses el Gobierno de Navarra ha publicado tres planes cuyo objetivo último es el de ayudar a las empresas navarras para hacerlas más competitivas. Se trata del plan de innovación, el de industrialización y el de emprendimiento para los próximos 4/5 años. Si algo tienen en común los tres es que ninguno menciona ni tiene en cuenta la oportunidad que dan los citados fondos europeos, que pueden venir a Navarra. Es decir, se han elaborado unos planes públicos sin contar si quiera con una aproximación del impacto económico de los PERTEs ni del empleo que se va a crear.

Dichos programas, que van desde las energías renovables hasta el sector de la agroalimentación, pasando por la automoción o el sector salud, van a necesitar del sector público una gran complementariedad para no duplicar esfuerzos e ir todos alineados para sacar provecho de cada euro que venga de la UE. Sería conveniente que Navarra estuviera preparada para complementar, que no duplicar, las áreas en las que van a centrarse los PERTEs.

Si se consiguieran traccionar proyectos por ese valor económico, como he dicho se podrían generar alrededor de 16.000 puestos de trabajo de alto valor añadido. Empleos que hoy la Comunidad Foral no tiene disponibles, por lo que debe prepararse urgentemente para definirlos, prepararlos y/o atraerlos. Si esperamos demasiado llegaremos tarde y las compañías tendrán que llevar a cabo los proyectos donde sí encuentren mano de obra cualificada y preparada.

Como decía, no hay mención alguna a esas ayudas ni a sus posibles implicaciones. De ahí que los tres planes públicos citados sean, desde el punto de vista de Institución Futuro, muy poco ambiciosos. No basta con decir que no se tienen en cuenta dichas ayudas en los planes porque no sabemos cuándo pueden llegar y para qué. Hay que ser más ambiciosos y estar planteando distintos proyectos, preparando al mismo tiempo los profesionales que los llevaran adelante. Y si conseguimos mayores ayudas será el premio a haber realizado bien el trabajo.

Navarra tiene ante sí una oportunidad única que debe aprovechar de la mejor manera posible para que los fondos europeos impacten de manera positiva en toda la sociedad. Pero los planes han contado muy poco con las partes implicadas, es decir, con los empresarios. Y para que estos resulten efectivos hay que contar con todos los actores y fomentar al máximo la colaboración público-privada. De no hacerlo, se quedarán en mero papel mojado, como lo han sido muchos de los planes aprobados en años anteriores. Aún estamos a tiempo de rectificar y de que los PERTEs contribuyan, de verdad, al crecimiento económico y al empleo.

Share This