El documento refleja las opiniones de más de 2.000 directivos y empresarios sobre el presente y el futuro de la economía española, la evolución de sus negocios, sus prioridades, preocupaciones y demandas al Gobierno. Según concluye, aunque se acepta la desaceleración económica, la empresa española se siente capaz de gestionarla y seguir incrementando ventas y manteniendo plantilla e inversión.

Share This