Diario de Navarra, 8 de diciembre de 2010
Miembro de Institución Futuro
De Navarra a Chile. Obenasa se ha internacionalizado. En este momento, está trabajando en el país andino en diferentes obras por valor de 11.939.091 euros, a los que hay que añadir otras finalizadas ya por importe de 661.814 euros. Algunas obras tienen que ver con la reconstrucción después del terremoto vivido en ese país.

Además, están trabajando en la construcción de la central hidroeléctrica "La Arena", a escasos kilómetros de la ciudad de Puerto Montt al sur de Chile, cuya obra tiene un importe de cerca de seis millones de euros, y en el centro cultural de la ciudad de San Antonio, en la V Región de Valparaíso (1,6 millones de euros).

Otro de los proyectos en los que está trabajando Obenasa es en la construcción de 231 viviendas sociales en la Comuna de Cauquenes, en la VII Región del Maule. Las obras, que finalizarán en 2012, tienen un presupuesto de 3,6 millones de euros y el cliente es la Corporación Habitacional de la Cámara Chilena de la Construcción, que es la patronal de la construcción en ese país que tiene como una de sus misiones la licitación de viviendas sociales.

A ello hay que sumar los proyectos pendientes de adjudicación, por un total de 14 millones de euros, de los que 11,2 millones corresponde a la construcción de viviendas en Chiguayante y Tomé.

Chile ha sido para Obenasa su primera experiencia internacional, a la que se lanzó después de una reflexión estratégica hecha en 2007. "Entonces pensamos que, debido a nuestra propio desarrollo y a que el mercado en España ya estaba suficientemente maduro, había llegado el momento de internacionalizarnos. El lugar elegido debía ofrecernos confianza y seguridad personal, además de jurídica. También, estabilidad económica y política y que tuviera buenas y éticas prácticas en los negocios. Además, queríamos un país en el que nos entendiéramos, en español, francés o inglés", explica Luis Jordán, presidente de Obenasa.

Así fue cómo se decidieron por Chile. En junio de 2008 hicieron un primer viaje de prospección y a finales de ese año ya tenían constituida la sociedad, Obras Especiales Chile, con un socio local minoritario. Hoy trabajan allí 60 personas (que serán 130 en 2011), de las que cuatro han sido enviadas desde Pamplona.

Jordán reconoce que la implantación en otro país requiere de un gran esfuerzo, económico y de recursos humanos. Y que hay que contar con que en el extranjero nadie te conoce. "Por eso, el que quiere salir al exterior , tiene que tener una situación financiera saneada. No se puede salir fuera para solucionar las cosas. El que está mal y sale fuera, cae, y el que está bien pero elige mal, también. Nosotros hemos ido despacio, empezando por obras pequeñas que nos permitieran ir conociendo poco a poco el país. Porque necesitábamos incorporar la mentalización de la internacionalización. Nuestra filosofía no es tener un negocio en Chile; buscamos ser una empresa chilena", dice. Chile hoy supone el 3% del negocio de Obenasa. La previsión es que suponga el 9% en 2011 y el 35% en 2014.

Reconoce que la internacionalización, "a la que hemos acudido por necesidad", abre el pensamiento, la forma de ver la vida. "Ves que el mundo es más accesible y, al mismo tiempo, das oportunidades a la gente de la empresa para desarrollarse", añade.

Acceso íntegro a la noticia

Share This