Nueva Gestión, 27 de marzo de 2006
Por Cristina Berechet y Fernando San Miguel, de Institución Futuro
Desde comienzos del presente siglo se han producido una serie de cambios económicos y sociales a nivel mundial y europeo que están teniendo importantes repercusiones sobre las economías del Viejo Continente. Factores como el auge de las nuevas economías emergentes (China, India, Brasil) o la ampliación hacia el Este de la Unión Europea van a obligar a modificar sustancialmente los modelos de crecimiento económico que en nuestro entorno han sido válidos durante décadas.
Un ejemplo de ello son las estrategias competitivas de las empresas. La aparición de nuevos competidores con estructuras económicas y sociales diferentes hace que la competencia en costes ya no sea una estrategia válida para las empresas europeas.
En estas circunstancias de cambio continuo, cada vez ha tomado más protagonismo el principio de que hay que ser más competitivos. El concepto no se aplica exclusivamente al ámbito de las empresas o los países. Ahora nos encontramos con que también se refiere a las regiones, que vuelven a cobrar importancia en el desarrollo económico. Países como el Reino Unido analizan las bases de su crecimiento y la mejora de su productividad desde la perspectiva regional. Teniendo en cuenta estas consideraciones, parece necesario preguntarse si Navarra es competitiva y qué posición ocupa Navarra con respecto a otras regiones europeas. En la Institución Futuro hemos querido abordar la cuestión.
Parámetros de competitividad
A la hora de analizar la realidad de Navarra, hemos de establecer el sistema de estudio. La competitividad es un término complejo, de múltiples acepciones y de naturaleza multidimensional. Por este motivo, lo más conveniente es establecer indicadores de competitividad que recogen esta información en un solo índice. Este método es el que hemos seguido para comparar la competitividad de Navarra con la de las regiones europeas de los quince países miembros de la UE, antes de la Ampliación. Aún no existen datos sobre competitividad regional en el marco de los veinticinco Estados que hoy conforman la Unión.
En el estudio se han utilizado un total de 13 variables agrupadas en cuatro grandes indicadores: mercado laboral, indicadores macroeconómicos, dotación de infraestructuras e innovación, tal como se muestra en la Tabla 1. Naturalmente, dichas variables no son las únicas que determinan la posición competitiva de una región. Sin embargo, la ausencia de más información provoca que los análisis deban ajustarse a lo que tenemos disponible. Por otra parte, resulta difícil encontrar datos actualizados, homogéneos y completos para todas las regiones de la UE. Así, hemos estudiado la información que proporciona EUROSTAT sobre las regiones europeas para el año 2002.
Share This