La Comunidad foral tuvo 47.647 empresas activas durante el año 2018, según los datos aportados por el INE.

Navarra se encuentra por debajo de la media nacional en el índice de creación de empresas, según los últimos datos aportados esta misma semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), con base a las cifras registradas en el año 2018.

El organismo ha hecho públicos los Indicadores de Demografía Empresarial correspondientes a ese año, en un estudio que confirma que el stock de empresas (el conjunto de compañías activas durante todo el año o parte de él) que operaron en España durante ese año fue de 3.682.313, un 2,8% más que en el 2017.

Por comunidades autónomas, el ranking lo encabezan Cataluña, Madrid y Andalucía, mientras que, en la parte de abajo de la table, se sitúan La Rioja, Cantabria y Navarra (con 47.647 empresas).

Sin embargo, tal y como expone Institución Futuro en su sección El gráfico de la semana, para que la comparación resulte verdaderamente equitativa habría que conocer la densidad empresarial, esto es, el número de empresas por cada 1.000 habitantes. Si se valora este aspecto, la media nacional fue en ese año 2018 de 79,9, y Navarra se encontraba por debajo, con un ratio de 73,6.

El citado think tank también hace hincapié en otro indicador aportado por el INE: la tasa neta de nacimientos y muertes de empresas. En este caso, los dos archipiélagos de Canarias y Baleares fueron las regiones con mayores porcentajes, en tanto que el País Vasco y La Rioja fueron las comunidades con los menores datos. La Comunidad foral tampoco superó en el 2018 la media nacional (2,3%), ya que registró una tasa neta del 1,4%,.

«Esa tasa neta del 1,4% de Navarra no es un mal resultado, a la vista de los datos de los últimos años. De hecho, en el 2017, la Comunidad foral fue la única región de toda España con una tasa negativa, o, lo que es lo mismo, en ese año cerraron más empresas que las que abrieron», recuerda Institución Futuro.

Para el think tank, «dada la gran importancia de las empresas en la generación de empleo y riqueza para los territorios donde se establecen, merece la pena poner en práctica políticas que favorezcan la creación y supervivencia de las mismas«.

Share This