Acceso a la noticia original

Institución Futuro vuelve a ofrecer datos jugosos e interesantes, así como preocupantes, respecto a los cambios de domicilio de la empresas en España y el atractivo de Navarra para beneficiarse de esos cambios de domicilio. La buena noticia es que en lo que llevamos de año llegan a Navarra más empresas de las que salen. ¿Será que es un mito eso de que la Comunidad Foral ha perdido atractivo o incluso que se ha convertido en un infierno fiscal? ¿No indican estas cifras que las empresas no temen la inseguridad jurídica, la radicalidad de los socios de gobierno y el empeoramiento anual de las condiciones tras cada negociación presupuestaria entre los partidos?

 

La mala noticia es que el cuadro anterior cambia por completo cuando atendemos no al número de empresas que entran y salen, sino a la facturación de las empresas que salen en relación a la facturación de las que vienen. En tal caso con lo que nos encontramos es con un resultado no sólo muy diferente al de la gráfica anterior, sino totalmente devastador.

El otro dato preocupante tiene que ver con la fuga de empresas de Cataluña y la incapacidad de la Navarra del pentapartito para atraerlas. De un fenómeno tan extraordinario y abultado como la fuga de empresas de Cataluña en otro tiempo Navarra podría haberse visto notablemente beneficiada. Sin embargo, lo que reflejan los datos es la absoluta incapacidad de la Navarra de Chivite para atraer a las empresas en fuga.

No puede extrañar esto demasiado, por otra parte, cuando la Navarra del pentapartito se parece sospechosamente a la Cataluña de la que huyen las empresas. ¿Cómo iban entonces a venir aquí? Exceptuada Cataluña, que es el lugar de huida, quedan 16 comunidades españolas a las que marcharse; pues bien, somos la 14 menos atractiva de las 16 para las empresas que huyen. O sea, no es que ya no seamos la primera, ni la segunda, ni la tercera, es que por debajo nuestro, aparte Ceuta y Melilla, ya sólo son menos atractivas que nosotros Extremadura y La Rioja. Qué mal deben estar haciendo las cosas en Extremadura y La Rioja. A ser los 14 menos atractivos de 16 le podríamos llamar de muchas maneras, pero infierno político y fiscal para las empresas parece la más realista.

 

Share This