Diario de Navarra, 25 de noviembre de 2012
Entrevista a Pau Garcia-Milà, joven emprendedor. Por Rubén Elizari

Su juventud no ha sido una traba a la hora de emprender y crear trabajo. A sus 25 años emplea a 60 personas y sigue buscando vías para innovar porque, asegura, “el tiempo juzgará las ideas”.

Pau García Mila (Olesa de Montserrat, 22 de junio de 1987) es uno de los emprendedores de moda. Con 17 años fundó EyeOS, una plataforma privada que permite disponer de toda la información presente en el escritorio del ordenador en cualquier parte del mundo y en cualquier dispositivo con conexión a la Red. Ahora, emplea a 60 personas, factura cerca de dos millones de euros, y ya está presente en Latinoamérica. Lleva publicados dos libros Está todo por hacer y Optimisimamente, y se reúne con autoridades políticas de primer orden, como el Príncipe Felipe. Pese a todo, se considera un joven más cuyo sueño es seguir haciendo cosas útiles dentro de 15 años. Cuenta que vive de alquiler, que al igual que otro joven cualquiera de su edad tiene a la mitad de sus amigos en paro, y que salta y grita con cada gol del Barça. Esta semana impartió una conferencia en la sede de la Confederación de Empresarios de Navarra invitado por Institución Futuro.
Dígame la verdad, ¿emprendió su propio negocio para no tener jefes?
La verdad es que tengo jefes. Y muchos. Una de las mejores decisiones que he tomado en EyeOs fue buscarme un jefe para que la empresa pudiera crecer mucho más rápido. Realmente lo importante no es tener o no tener jefe sino crear un equipo de personas donde la jerarquía no se note por los galones. Es decir, alguien que te diga aquí mando yo y punto. La jerarquía debe venir dada por los conocimientos.
En más de una ocasión ha contado que su idea de negocio nació porque quería evitar recorrer una y otra vez una empinada cuesta siempre que se dejaba algún archivo en casa de su amigo Marc. ¿Cuántas cuestas hacen falta para que en España existan más Pau García que creen empresas y empleo?
Cambiar el entorno. El principal problema que tiene un emprendedor es el entorno: sus padres le dicen que no emprenda, sus compañeros de trabajo le recomiendan que no lo haga, sus jefes le dicen te pago para que trabajes y no para que pienses. Ésta es una idea absurda. En pleno siglo XXI deberían trabajar las máquinas y las personas dedicarse a pensar. Las personas nos empeñamos en juzgar las ideas y las ideas sólo pueden ser juzgadas por el tiempo.

 

Acceso íntegro a la entrevista

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines