Diario de Noticias, 4 de noviembre de 2005
” Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la Sanidad en la Comunidad Foral “
El 46% de los ciudadanos navarros opina que el gasto sanitario es elevado, pero sólo un 37% apoyaría, como medida de control, que los ciudadanos contribuyeran a la financiación del mismo, bien pagando más impuestos o realizando pagos directos. Más aún, el 72% admitiría, en cambio, que se redujera alguna prestación con objeto de bajar los costes o que, como opina el 89,3%, que fuera el propio Gobierno el que controlara el gasto, siempre que esto no afectara a la calidad del servicio.
En resumen, “la mayoría de los navarros no está dispuesto a pagar más por mantener los niveles actuales”, ni apoya la puesta en marcha de tasas para acceder a los servicios sanitarios, un planteamiento que el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, formuló el pasado mes de septiembre, con el argumento de que “todo el que accede a un servicio interprete que esto tiene un costo”, una idea de la que se desdijo un mes más tarde, precisamente a la vuelta de la Conferencia de Presidentes.

Estas conclusiones han sido extraídas del informe Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la Sanidad en la Comunidad Foral , realizado por la Institución Futuro y que ayer fue presentado en rueda de prensa, un trabajo desarrollado a finales de 2004 y basado en las entrevistas a 300 ciudadanos de toda la geografía navarra (con un margen de error 5-6%). Además de manifestarse en contra de medidas de autofinanciación, los ciudadanos, a pesar de que aventuran un futuro “positivo para la sanidad” consideran que hay cuestiones por mejorar. Así, el 78% afirma que las listas de espera son demasiado largas, principalmente debido “a la falta de recursos y la mala organización de la sanidad”, lo que precisamente incide en que sean los servicios de Urgencias los que menos aprobación reciben por parte de los navarros. De igual forma, en lo que a Atención Primaria se refiere, los ciudadanos demandan mejoras en el acceso, tales como conseguir cita de forma rápida, ser recibido a la hora u disponer de más tiempo en la consulta.

MEJOR QUE EN OTRAS COMUNIDADES A pesar de estas apreciaciones, el concepto que los navarros tienen de la sanidad pública sigue siendo bueno, de tal manera que le otorgan “un notable”, 7,2 sobre 10 puntos, y “el 69% no percibe que la calidad de la atención en la Comunidad Foral haya descendido en los últimos años”. El 80% de las personas cree que es mejor que la de otras comunidades autónomas, y sólo un 37% de los encuestados preferiría ser tratado en un centro privado para determinadas cuestiones. En términos generales, “tanto la calidad asistencial como la información recibida en la sanidad pública son valoradas de forma positiva”.

Según explicó en rueda de prensa Fernando San Miguel, investigador de este think tank y autor del estudio, junto con el profesor titular de la UPNA, Vidal Díaz de Rada, no obstante, “el objetivo pendiente es suministrar atención sanitaria de forma más eficiente”. Del mismo, modo parece necesario, además, “mejorar la comunicación pública con los ciudadanos, sobre todo para transmitir la idea de que los recursos disponibles son limitados y que no se puede aumentar la capacidad sin determinados costes y para integrar la opinión y valoración ciudadana en la toma de decisiones”, dijo.

SATISFACCIÓN POR LOS SERVICIOS El 91% de las personas encuestadas utilizó algún servicio sanitario en 2004, principalmente los médicos de familia (77%), el especialista (40%) y las Urgencias (29%). Respecto a su opinión, la mayoría califica la atención recibida como satisfactoria, y destacan los servicios de diagnóstico y, dentro de éstos, las mamografías. Los servicios peor valorados, aunque de forma minoritaria, son las Urgencias hospitalarias. También consideran los ciudadanos que se hacen necesarias mejoras en la Atención Primaria, sobre todo en el acceso, tales como conseguir cita de forma rápida (54%), ser recibido a la hora (61,4%) y disponer de más tiempo de consulta (43,3%).

En cuanto a la percepción que tienen los navarros del precio de los medicamentos, el informe señala que el 52% cree que se paga “mucho”, y el 56,5% asegura que si el farmacéutico ofreciera un medicamento más barato que el recetado, lo aceptaría. Además, un 58,7% indica que, si lo considera necesario, se automedica.

Otro de los talones de Aquiles de la Sanidad pública, las listas de espera, se sometió a consulta por parte de los ciudadanos. El 80% considera que hay que esperar demasiado tiempo, lo que atribuyen fundamentalmente a una mala organización de la sanidad (61,3%) y a la falta de recursos humanos y materiales (el 63,3%). En la Ribera, el porcentaje de personas disconformes con esta cuestión alcanza el 87,5%, mientras que en la Montaña y en la Zona Media es del 58,7%. En Pamplona y la Comarca, un 82,9% de los encuestados cree que las listas son demasiado largas. Respecto a esta cuestión, San Miguel, coautor del informe, precisó que “aumentar los recursos, aunque al principio podrían contener las listas de espera, a largo plazo la experiencia dice que crecerían de nuevo”, por lo que apostó más por mejorar la gestión y la forma de funcionar.

No obstante, la visión del futuro de la sanidad es positiva, ya que la mayoría de los encuestados cree que la calidad asistencial aumentará y se ofertarán nuevos tratamientos. Frente a esta apreciación, uno de cada dos encuestados (el 54%) considera que aumentarán las listas de espera y cerca del 60% cree que habrá que pagar más por la sanidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines