Acceso a la noticia íntegra

Institución Futuro basa su último boletín semanal en el reciente informe «Perspectivas España 2022», elaborado por KPMG con la colaboración de la CEOE, el cual recoge la opinión de directivos y empresarios españoles sobre la situación económica actual y sus expectativas a corto y medio plazo. A nadie se le escapa la importancia de la visión de la realidad económica que tienen los empresarios, en primer lugar porque son profesionales de analizar la realidad económica. Se trata por tanto de un segmento de la población particularmente bien informado. Sus análisis de la realidad, además,  son consecuencia de las experiencias directas e incidencias que están teniendo en su actividad empresarial cotidiana. Por añadidura, las decisiones que vayan a tomar sobre sus empresas, inversiones, créditos o contrataciones son consecuencia de su diagnóstico de situación, lo que convierte sus análisis en algo más que en un diagnóstico, puede ser también en alguna medida una futura profecía autocumplida.

El boletín de Institución Futuro hace referencia como novedad en cualquier análisis el conflicto en Ucrania, el cual con sus consiguientes problemas de suministro y encarecimiento de precios de las materias primas y la energía supone una nueva fuente de incertidumbre para la economía española. La encuesta de KPMG se llevó a cabo entre abril y mayo de 2022.

La percepción de los empresarios desglosada por comunidades, como indica el think tank navarro, resulta de lo más llamativa. Si por lo que se pregunta a los empresarios navarros es por la situación actual este es el resultado. Estamos en la zona media del pesimismo.

Por el contrario, si por lo que preguntamos es por la situación a 12 meses, la percepción de que la situación va a ser muy mala se dispara, pero además es que los empresarios navarros pasan a encabezar el pesimismo de los empresarios de toda España.

Más allá de lo preocupante de los resultados, la cuestión evidente es en qué medida las malas sensaciones que tienen los empresarios navarros son consecuencia de radicar en Navarra y en qué medida este pesimismo particular de los empresarios navarros puede ser indicativo de un futuro a 12 meses particularmente oscuro para Navarra. Lo cierto es que, contemplando a Pedro Sánchez en la Moncloa, o a María Chivite en el Palacio de Navarra, resulta difícil cuál de los dos es capaz de generar un menor optimismo informado.

Share This