3 de noviembre de 2005
Presentación del informe Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la sanidad en la Comunidad Foral
Los ciudadanos otorgan un notable al sistema sanitario público de la Navarra. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la sanidad en la Comunidad Foral, elaborado por la Institución Futuro. En él se presentan los resultados de una encuesta realizada en Navarra a finales de 2004. Otro de los aspectos destacados del estudio es que la mayoría de los consultados no está dispuesta a pagar más por mantener el nivel actual de prestaciones sanitarias.
Asimismo, el trabajo constata que la sanidad navarra es valorada positivamente, hasta el punto de que un 85 por ciento de los encuestados la considera mejor que la de otras Comunidades Autónomas. Los ciudadanos destacan la calidad de la atención y de la información recibida, así como la motivación y la preparación del personal sanitario. El estudio ha sido realizado por Fernando San Miguel, investigador de la Institución Futuro, con la colaboración de Vidal Díaz de Rada, profesor titular de la Universidad Pública de Navarra.
El informe concluye con la idea de que Navarra ha alcanzado un sistema sanitario universal y de calidad reconocida por sus usuarios. El objetivo pendiente es suministrar atención sanitaria de forma más eficiente. Por otra parte, parece necesario mejorar la comunicación pública con los ciudadanos, sobre todo para transmitir la idea de que los recursos disponibles son limitados.
A continuación, se indican los hallazgos más relevantes de la investigación:

• Utilización de los servicios sanitarios: el 91% de las personas encuestadas utilizó algún servicio durante el año 2004. Las más comunes fueron las consultas de atención primaria (77%), seguidas de las citas con el especialista (40%) y las urgencias hospitalarias (29%). Los habitantes de la Montaña y la Zona Media acudieron en mayor medida a los centros de atención primaria, mientras que los de la Ribera fueron quienes más utilizaron las urgencias hospitalarias y las consultas con el especialista. Por edades, la diferencia más significativa aparece en las consultas con el especialista: asiste el 46% de las personas mayores de 45 años, frente al 26% de las personas menores de 30 años.
• La satisfacción con los servicios y la información recibida: la mayoría califica la atención recibida en los diferentes servicios como satisfactoria o muy satisfactoria. Destacan en especial los servicios de diagnóstico y dentro de éstos, las mamografías. Los servicios peor valorados (aunque de forma minoritaria) son las urgencias hospitalarias. No se han encontrado diferencias en cuanto al perfil de los encuestados en relación a su satisfacción con los servicios. En cuanto a la información recibida, la mayoría de los encuestados la consideran completa o muy completa. Al igual que en el apartado anterior las urgencias hospitalarias son las que reciben la peor valoración. Un 21% la considera suficiente y un 11% escasa o muy escasa.
• Mejoras en atención primaria: en relación con las consultas de atención primaria, los ciudadanos demandan mejoras en el acceso: conseguir cita de forma rápida, ser recibido a la hora y disponer de más tiempo en la consulta. La falta de tiempo es la queja principal de los habitantes de la Montaña y la Zona Media.
• Conocimiento sobre temas de salud: la mayoría de los encuestados afirman que su conocimiento sobre temas de la salud es normal. El 83 por ciento de la población usa a los profesionales sanitarios como fuente básica de información sobre salud. Los más jóvenes y las personas de mayor nivel educativo utilizan además otros medios, como Internet, para informase de estas cuestiones.
• La farmacia y el medicamento: el 36% afirma que consume medicamentos no recetados por su médico, aunque este porcentaje alcanza el 47% en el caso de las personas menores de 30 años. En cuanto a posibles medidas de contención del gasto farmacéutico, el 60% de los encuestados aceptaría la sustitución por parte del farmacéutico del medicamento recetado por el médico, pero sólo el 20% estaría a favor de la financiación selectiva de medicamentos. Si bien la opinión también varía en función de la edad, la mitad de los encuestados cree que se paga mucho por los medicamentos. Al mismo tiempo, se reconoce un abuso en el consumo de medicamentos cuando estos no tienen un coste.
• El control y racionamiento del gasto sanitario: de forma mayoritaria, los ciudadanos no están dispuestos a soportar costes añadidos (monetarios o recortes de servicios) para contribuir al control del gasto sanitario. Esto lo afirman pese a que un 89% de ellos piensa que es necesario controlar el gasto siempre que no afecte a la calidad de los servicios y casi el 50% opina que el gasto es elevado en Navarra. Consideran que la tarea de control debe depender en exclusiva de la Administración Pública. Esta opinión no varía en función del uso realizado de los servicios, pero sí en función del perfil de los encuestados. Los más jóvenes y de mayor nivel educativo muestran menor resistencia a asumir el incremento de costes.
• Valoración general: el 60% afirma que el personal sanitario está altamente motivado en su trabajo, y el 87% que es competente y está altamente preparado. Por zonas, en la Ribera se valora más la motivación y preparación del personal. El 85% cree que la sanidad en Navarra es mejor que en otras comunidades autónomas. Sólo el 37% elegiría ser tratado en un centro privado para determinadas cuestiones.
• Listas de espera: no obstante lo anterior, el 78% opina que las listas de espera son demasiado largas, principalmente debido a la falta de recursos y la mala organización de la sanidad. La percepción sobre las listas de espera varía en función de la zona geográfica. En la Montaña y la Zona Media se considera que las listas son menores.
• El futuro de la sanidad pública en Navarra: la visión del futuro de la sanidad es positiva, ya que la mayoría cree que la calidad asistencial aumentará y se ofertarán nuevos tratamientos. Frente a esta creencia, el 54% opina que aumentarán las listas de espera y cerca del 60% cree que habrá que pagar más por la sanidad.
• Conclusiones y recomendaciones: El informe concluye con la idea de que Navarra ha alcanzado un sistema sanitario universal y de calidad reconocida por sus usuarios. El objetivo pendiente es suministrar atención sanitaria de forma más eficiente. Por otra parte, parece necesario mejorar la comunicación pública con los ciudadanos, en varios aspectos:
o Para transmitir la idea de que los recursos disponibles son limitados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines