Diario de Navarra, 16 de noviembre de 2004
Entrevista con Inocencio Arias
Representante permanente de España ante las Naciones Unidas desde julio de 1997, director de la Oficina de Información Diplomática con UCD, PSOE y PP, este abogado almeriense de 64 años hablaba ayer noche en Pamplona sobre «La fractura entre Europa y Estados Unidos» invitado por la Institución Futuro.
Inocencio Arias considera que es un distanciamiento que debe interpretarse más allá de la «explicación simplista acerca de la personalidad del presidente Bush chocante con la sensibilidad europea», toda vez que «la razón más importante es la del hastío hacia el que manda en el mundo. Eso refuerza la impresión de que Bush es Gulliver y los demás, liliputienses». Además es necesario tener en cuenta la caída del comunismo «porque, si la URSS tuviera sus tanques a 52 kilómetros de Alemania, Schröder no hubiera podido tomar una postura antagónica a la de Estados Unidos en cuanto a Irak».

-¿En qué claves hay que considerar esa brecha entre Estados Unidos y Europa?

– Hay una desconfianza y una disparidad de criterios. Todos los líderes europeos querían que ganara Kerry. Y, si vemos las encuestas, veremos que Estados Unidos ha bajado en el grado de apreciación en todos los países europeos, y de forma espectacular en España. En España se considera indeseable que Estados Unidos sea líder mundial. E incluso ha crecido la impresión de que Estados Unidos puede ser una amenaza para la paz mundial. Y en Estados Unidos sucede lo mismo con Europa. Piensan que los europeos son unos desagradecidos».

Como un matrimonio cansado

-Y por su experiencia ¿qué futuro intuye?

-Esto es como un matrimonio que en momentos está cansado, pero que está percatado de que la rotura sería mucho peor. Hay más cosas que nos unen que una irritación momentánea. Pese al crecimiento de Oriente, Europa sigue siendo el socio comercial más importante de Estados Unidos.

-Sin embargo, parece irrelevante el papel de Europa.

-Europa puede tener la tentación de crear un bloque, pero quedará en sueño porque habrá un sector como Gran Bretaña e Italia que cree que sería contraproducente. Para crear una Europa potente hacen falta unos medios militares potentes. Los 8 primeros países europeos juntos gastan menos de la mitad en defensa que los Estados Unidos. Los europeos no están dispuestos a renunciar a dos gramos de bienestar por ser una gran potencia en el mundo. Kosovo era un problema europeo. Ahí no había petróleo. Fuimos nosotros los que les pedimos los americanos que vinieran porque Europa estaba justamente indignada ante la limpieza étnica, pero no tenía los medios para meter en cintura a un ejército como el yugoslavo. Había que haber metido a 100.000 o 130.000 hombres sobre el terreno. ¿Quién quiere mandar allí 250 chavales de Pamplona? Hasta los palestinos imploran que Estados Unidos se involucre seriamente en su problema porque Europa es un actor secundario.

-¿Su consejo para acortar distancias entre España y USA?

-No diría que en este momento el gobierno de Estados Unidos tira cohetes por nuestro gobierno, pero tampoco lo dramatizaría. Ha habido algunos desencuentros, algunas expresiones poco felices, pero esto lo cura el tiempo y lo va a curar antes de lo que pensamos.

-Hablando de diplomacia, tampoco ayudó mucho que Rodríguez Zapatero no se levantara al paso bandera americana.

-Ha habido desencuentros, pero no creo que esa pequeña rencilla interfiera.

Nuevo escenario tras Arafat

-¿Qué horizonte se marca en la era post Arafat?

-Como cruel paradoja puede que su salida de escena facilite una solución. Su muerte quita pretextos a Israel y, en parte, a Estados Unidos. El problema de Oriente Medio no se puede solucionar si el presidente de Estados Unidos no dice a los palestinos que consigan un estado viable sin empeñarse en pedir la luna, y sin decirle a Israel que va a tener seguridad y que para ello el estado palestino tiene que existir.

-Ha sido presidente del Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad. ¿Hay un ejemplo claro de operatividad en la ONU en lucha antiterrorista?

-Sólo se dedica a que los estados colaboren en su lucha contra el terrorismo reforzando su legislación contra el terrorismo, y que no dejen huecos en su legislación, por ejemplo, en cuanto a blanqueo de dinero o extradiciones.

Disculpas al Consejo

-¿Cómo se asume tener que disculparse dos veces ante Consejo Seguridad por provocar la condena a ETA tras el 11-M?

-Nos equivocamos de buena fe e inducimos a un error al Consejo de Seguridad y había que decir que lo lamentábamos.

-Ante Irak y el terrorismo da la impresión de que Estados Unidos equivoca la estrategia intentando matar moscas a cañonazos.

-Ante la guerra de Irak, en aquel momento nos columpiamos, pero todos en Naciones Unidos estaban convencidos que Sadam Husein tenía armas de destrucción masiva. Lo que se disentía era en la forma de quitarle las armas. Por otro lado, para entender a Estados Unidos, no nos damos cuenta cómo ha calado el 11-S. Fue humillado en sus símbolos con la muerte de 3.000 personas, la cifra más grande en su casa después de la guerra civil. No quieren que esto vaya a ocurrir, aunque puede ocurrir en Europa, y quieren un líder que dé garantías de que no ocurrirá. Y eso aquí no se capta. ¿Cómo hubiera reaccionado Francia con un ataque parecido en el Louvre y la Torre Eiffel?

Share This