Acceso a la noticia original

“La seguridad jurídica es un factor clave de la competitividad económica”, según afirma el economista Juan S. Mora-Sanguinetti en Pamplona

Juan S. Mora-Sanguinetti, senior economist en el Banque de France y en el Banco de España, abogado y vicepresidente de ENATIC, ofreció la conferencia “La importancia de la justicia para el buen funcionamiento de la economía”.

La jornada fue organizada por Institución Futuro, Co.CiudadaNa y Sociedad Civil Navarra en la que colaboró DN Management, este martes, 30 de enero de 2024, en el Nuevo Casino Principal de Pamplona.

Las presentaciones del acto corrieron a cargo de Cecilia Wolluschek, miembro de Institución Futuro, Carlos Andreu, miembro de Sociedad Civil Navarra y Aladino Colín, presidente de CoCiudadana. El acto congregó a más de cien asistentes, quienes pudieron escuchar el análisis de Mora del sistema judicial español (destacó que sus análisis los realizaba a título particular nono tenían por qué coincidir con las del Banque de France, el Banco de España o el Eurosistema).

Incidió en que el buen (o mal) funcionamiento del sistema judicial es la principal explicación de que en el largo plazo unas economías se desarrollen y otras queden atrás. “La seguridad jurídica es un factor clave de la competitividad”. A pesar de que en el debate público de manera habitual se habla mal de la justicia y se critican, entre otras cosas, su lentitud, el ponente subrayó que el sistema español se encuentra en la media de los países de la OCDE en relación a tres factores fundamentales: el tiempo, el coste y la predictibilidad. Eso sí, aún le queda mucho recorrido de mejora para alcanzar a sistemas judiciales tan eficientes como el alemán o el de los países nórdicos.

En este sentido, el senior economist declaró que “el sistema judicial español tiene problemas graves”. De entre todos ellos, destacó dos: las grandes diferencias regionales en lo que a cogestión judicial se refiere, donde “Navarra se encuentra por encima de la media nacional y europea”, y el hecho de que la congestión judicial está estancada y no ha mejorado en los últimos años.

En la conferencia se mencionó que la litigiosidad de España es de las más alta de Europa y que, si bien es un derecho fundamental, este hecho incide en que la congestión judicial sea elevada. También se subrayó que el problema de España no tiene que ver con que se invierta poco en justicia, invierte en la media del resto de países. Juan Mora destacó tres áreas de mejora: la digitalización, un mejor sistema de gestión y el potenciar sistemas de resolución de conflictos alternativos, como la mediación, el arbitraje o la conciliación.

El ponente también dedicó parte de la conferencia a hablar de la regulación tan prolija de los últimos años, que ha pasado de 3.000 normas aprobadas en 1979 a más de 12.000 en 2022. Este hecho dificulta sobremanera la labor judicial. Asimismo, Juan Mora desgranó algunas consecuencias económicas medibles de la actual situación.

Por ejemplo, si se lograra reducir en un punto la congestión judicial, Madrid ganaría 3.400 viviendas en alquiler, Barcelona 3100 y Valencia 1400. La mejor práctica judicial lograría un incremento del 0,6 al 2,8% en el tamaño medio de las empresas españolas, y un incremento de la tasa de entrada de emprendedores de entre un 5% y un 7%.

Share This