Diario de Navarra, 27 de noviembre de 2015
Belén Goñi, directora general de Institución Futuro

¿Qué decir de la reforma fiscal aprobada hace pocas semanas que no se haya dicho ya? Vamos a pagar más impuestos que nuestros vecinos y que el resto de CCAA. Eso desincentiva el trabajo, fomenta la deslocalización de contribuyentes, etc.

Y por mucho que digan que todo está pensado para que paguen más los ricos, la triste realidad es que la mayor parte del peso de la subida lo van a soportar las ya empobrecidas clases medias. Déjenme que les ponga un ejemplo. Pareja de mediana edad, con dos hijos, él profesor y ella trabajadora en Volkswagen, ya ven, un caso de gente rica de narices, y por lo tanto necesariamente hay que gravarles más para que no se vayan de rositas. Así que directamente, según los datos del propio Gobierno, les subimos 1.200 euros los impuestos a una familia que vive de su sueldo, paga su hipoteca, intenta ahorrar para la pensión que no cobrarán cuando se jubilen, para los estudios de sus hijos, para el dentista, para el oculista, para medicamentos, para reparaciones, para esa derrama de la comunidad y para tantas y tantas cosas…

Navarra ingresa más en 2015 que en 2014 y previsiblemente ingresará más en 2016 solo por el efecto de la mejora de la situación económica y, sin embargo, no es suficiente y es necesario subir más los impuestos. Y la pregunta es ¿para qué? ¿Qué tiene pensado hacer con nuestro dinero el Gobierno? Porque el dinero es nuestro y por lo tanto si necesita más del que ya le estábamos dando debería decirnos para qué y por qué. Yo todavía no lo tengo claro. Según nos han dicho, la reforma se hace para “mejorar la financiación de las políticas públicas” en aplicación del acuerdo programático para la formación del Gobierno de Navarra. Pero eso no me dice mucho.

¿Para qué lo quieren exactamente? No irán a utilizarlo en contratar más forales mientras ningunean a las fuerzas de seguridad del estado, ¿verdad? ¿Y en pagar televisiones y radios? ¿Y en cambiar nombres de calles? ¿Y en traductores al euskera? ¿Y en esa nueva sección que se llama “paz, convivencia y derechos humanos” que nadie sabe qué va a hacer exactamente salvo que necesita 12 personas o más? Tengo una amiga que dice que no entiende por qué solo hay cruz en la declaración de la renta para la Iglesia cuando hay tanto gasto prescindible que debería pagar aquel que estuviera interesado en él. Sería interesante explorar esa vía…

Nos han dicho por activa, por pasiva y hasta por perifrástica que la prioridad es crear empleo y sin embargo las acciones que se están poniendo en marcha no parecen remar en esa dirección. Es un hecho incontestable que sin empresas y sin generación de riqueza no hay empleo. Son las empresas y los empleados de las mismas con sus beneficios y salarios los que pagan impuestos y los que sostienen el estado del bienestar y a la administración. La creación de empleo público, que es donde parece que varios de los socios de gobierno están poniendo todos sus esfuerzos, se sostiene con los impuestos anteriormente citados y, por lo tanto, destruir empleo privado para sustituirlo por empleo público en ese afán de desprivatizarlo todo, es un espejismo.

Cuando se suben los impuestos, incluido el de hidrocarburos, se está detrayendo dinero del bolsillo de los contribuyentes que estos no gastarán. Cuando se ponen impuestos más altos a las empresas que los que hay alrededor, las empresas nuevas no vendrán a Navarra. Si usted grava el patrimonio empresarial, estrangula a las pymes familiares y si grava el patrimonio en mayor medida que alrededor, ocasionará una fuga de capitales… Y vuelvo a lo mismo, ¿Qué se va a hacer con el dinero de esos impuestos ¿Se va a apoyar la competitividad empresarial? ¿Van a apoyar el I+D+i? ¿La automatización y digitalización de las empresas? Porque repartir el dinero entre los que lo necesitan está muy bien, pero para eso hay que generarlo antes y tan necesario es apoyar la distribución como la generación.

Y de paso dígannos también además de pedir para aumentar ingresos qué van a hacer ustedes para economizar, por dónde van a empezar a ordenar su casa, que es la de todos nosotros, porque Navarra es un sitio pequeño y todos sabemos que en lo público hay gasto superfluo y mucha reforma pendiente. Dicen ustedes en su acuerdo programático que van a introducir en la política de gastos criterios de búsqueda de racionalidad y eficiencia. Suena bien pero sería estupendo que concretaran un poco.

Esperemos que Gobierno y parlamentarios afines se lo piensen mejor, que pongan en primer lugar a Navarra y sus ciudadanos y den marcha atrás. Los navarros no nos merecemos ser los peor tratados fiscalmente de todo el territorio. Y si finalmente deciden mantener esta losa, que nos expliquen muy bien a dónde va a ir nuestro dinero. Nada de frasecitas tipo “hacer el bien y evitar el mal” o “que paguen los ricos”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines