Diario de Navarra, 30 de marzo de 2003
Seminario con Rafael Pampillón
n enero de 2004 la Unión Europa estará formada por diez países más. Su repercusión en el resto de los estados miembros ha sido uno de los temas tratados en un seminario organizado por Institución Futuro. Con riesgos y ventajas, esta ampliación supondrá, entre otras cosas, “abrir posibilidades de comercio con los nuevos países”, según el catedrático de política económica Rafael Papillón.
Navarra debe preparar y definir su estrategia de futuro de acuerdo al nuevo escenario socio-económico que surgirá de la próxima ampliación de la Unión Europea. Ésta fue una de las ideas expuestas por Rafael Pampillón, catedrático de política económica director de investigación del Instituto de Empresa, durante la sesión organizada el pasado viernes por Institución Futuro sobre la ampliación europea.
El seminario de este “think tank” navarro llevaba por título “Perspectivas económicas de la ampliación europea” y en él intervinieron diferentes representantes de empresas e instituciones navarras, según información facilitada por Institución Futuro.

Fondos estructurales

“La entrada de los países candidatos implicará una reestructuración de los fondos estructurales, de los cuales Navarra se beneficia en la actualidad. Con la alteración de los fondos, España dejará de percibir los 1.549 millones de euros que recibe actualmente del Fondo de Cohesión. Este cambio podría tener repercusiones sobre el crecimiento, el empleo y el comportamiento de los precios en Navarra. Al igual que en el caso nacional, la incorporación de los países candidatos, repercutirá sobre los flujos comerciales de Navarra, abriendo posibilidades de comercio con los países candidatos, pero también influirá en la sustitución de las exportaciones navarras hacia otros países miembros por parte de los candidatos”, explicó Pampillon en su intervención.

En la actualidad, según se expuso en el seminario, el volumen más importante de las exportaciones navarras se dirige a países pertenecientes a la Unión Europea como Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Portugal, Países Bajos, Bélgica y Suecia. Para el catedrático, la incorporación de los países candidatos puede suponer una “amenaza” para el comercio exterior de Navarra si sus exportaciones a países miembros (cuyo volumen ha disminuido en los últimos cinco años) son sustituidas por las de los candidatos. De los países que van a entrar en la Unión Europea, Navarra mantiene relaciones comerciales (en forma de exportaciones netas) con Eslovaquia, la República Checa y Polonia, países con los cuales el volumen de exportaciones ha aumentado significativamente en los últimos años (entre el año 2000 y 2001 las exportaciones a la República Checa aumentaron hasta un 49,26%).

Riesgos

Pero Pampillon no sólo habló de los efectos positivos que supondrá esta ampliación; también explicó sus desventajas. “Un riesgo adicional para la economía navarra, igual que para el resto de España, es el atractivo que para la inversión extranjera, tanto comunitaria como extra-comunitaria, supone la adhesión de los países candidatos. Al ser países con mano de obra cualificada, con ventajas competitivas y de localización y con costes salariales más reducidos son un destino atractivo para las multinacionales”, expuso.

El catedrático hizo referencia a un ejemplo “claro” como el protagonizado por la automoción. “El efecto que sobre la economía navarra tenga la ampliación dependerá de su capacidad de adaptarse a los cambios derivados de la incorporación de los candidatos. La estrategia de actuación debe ser amplia y no sólo centrarse en el papel de la industria navarra en Europa”.

En su intervención Pampillón dijo que la Unión Europea, después de la entrada de 10 nuevos países el 1 de enero de 2004, sufrirá un cambio drástico en su estructura. Supondrá la creación de un mercado de más de 450 millones de habitantes, un incremento de las relaciones comerciales y un entorno, por tanto, más competitivo. Una diferencia crucial entre esta última ampliación de la anterior es la diferencia entre los niveles de renta y en el nivel de infraestructuras y tejido productivo de los países miembros y los candidatos, según informa Institución Futuro.

En otro momento de su intervención, el profesor Pampillón señaló que una de las principales repercusiones económicas derivadas de la ampliación será la creación de un mayor mercado interior. “Esto generará oportunidades, pero también amenazas para los estados miembros, derivadas de mayores tasas de inmigración y presión sobre el mercado laboral no cualificado, re-alojamiento de la industrias que persiguen menores costes laborales y presión sobre el sistema de bienestar”. No pasó por alto el hecho de que la incorporación de los países candidatos supondrá una reestructuración del presupuesto comunitario, debido a la estructura económica de los países candidatos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines