Época Navarra, 30 de marzo de 2007
Entrevista con Julio Pomés, Director de Institución Futuro
Es profesor titular de la Universidad Pública de Navarra, cargo que compatibiliza con la dirección de institución futuro. Desde que Julio Pomés lo pusiera en marcha, este think tank ha servido como catalizador de ideas de acción a través de las numerosas propuestas innovadoras de sus actividades e investigaciones.
Esta entidad, independiente y sin ánimo de lucro, nace con el objetivo de impulsar una política activa por parte de la sociedad navarra en el ámbito socioeconómico. El objetivo es inspirar a la Comunidad Foral para que desarrolle planes de acción competitivos. En ese sentido, Institución Futuro ha trabajado para configurar la creación del Centro para la Competitividad de Navarra que influya de modo práctico en alcanzar los retos de innovación y desarrollo.

– ¿Qué requisitos deben caracterizar a un think tank?

– Un think tank mueve a la sociedad civil para inspirar políticas públicas o ideas a otros ciudadanos. En primer lugar, no es una empresa comercial, tampoco es una consultora que se dedica a resolver asuntos, ni tampoco es un establecimiento académico. Un think tank es una vertebración de la sociedad civil, un catalizador de ideas de acción.

– ¿Con qué objetivo nace?

– Su finalidad persigue que las mejores energías de los ciudadanos al final sean eficaces. No debe ser político, porque sería una perversión de su filosofía y, al final, terminaría trabajando como maquinaria de marketing de un partido. En España hay muy pocas instituciones de este tipo, pero la mejor cualidad que define a un think tank es su independencia de los poderes políticos y económicos.

– ¿De dónde nace este fenómeno?

– En España hay muy pocos, porque este fenómeno donde mejor ha prosperado es en los países anglosajones. Más en concreto, donde más desarrollo ha tenido es Estados Unidos y, por otra parte, en Inglaterra han prosperado los think tanks más pequeños. En ese sentido, nosotros nos parecemos más a los de los ingleses.

– ¿Qué diferencia hay entre los ingleses y americanos?

– Los grandes think tanks son norteamericanos. Por ejemplo, la Rand Corporation, que cuenta con cerca de 700 personas trabajando. Mientras que el más grande de los ingleses tiene 60 empleados.

– ¿Qué ideología caracteriza a Institución Futuro?

– Es un think tank liberal y de ámbito socio-económico. Creemos en la libertad del ciudadano expresada con fuerza, pero de un modo responsable. También apostamos por una Europa de los ciudadanos sin tanta burocracia. En tercer lugar, luchamos absolutamente frente al obsesivo intervencionismo del Estado y contra el excesivo gasto público que padecemos. Consideramos que el dinero debe ser administrado por los ciudadanos para que hagan con él lo que quieran. En nuestro caso, además, todo lo que planteamos tiene un respeto al humanismo cristiano; sin que ésa sea nuestra primera cualidad. Por último, nos importa mucho Navarra.

– ¿En qué se debe basar la innovación?

Las grandes innovaciones son proyectos pequeños y sencillos. No son grandes elucubraciones que se desarrollen minuciosamente en laboratorios. En definitiva, se trata de encontrar una oportunidad en un mercado muy complejo, que satisfaga una demanda a base de entrecruzar variables distintas.

ESPÍRITU EMPRENDEDOR
– ¿Cree que la mentalidad en la sociedad ha cambiado y hoy en día se fomenta el espíritu emprendedor desde el ámbito familiar?

– Los padres que han vivido en su niñez probablemente una situación económica más austera confunden la felicidad del hijo con que el hijo tenga todo en su vida. Por eso, considero que están transmitiendo una mentalidad obsoleta. Lo mejor que puede hacer una persona es realizarse en plenitud. Y un think tank también debe recordar esa premisa, que la sociedad sea más activa. Por eso, estoy en contra de una Navarra que aumente el gasto público y cree más plazas de funcionarios. En ese sentido, creo que debe responsabilizarse en el consumo.

– ¿Incrementar las plazas de funcionarios dinamiza a la sociedad?

– Cuando hay mucha riqueza que mantiene el gasto público los que producen capital cada vez son menos y, a su vez, hay que expurgarles más. Con lo cual, progresivamente hay más impuestos elevados y más bienestar generalizado, pero cada vez la sociedad es más pobre, porque el ciudadano se acostumbra a depender del Estado o del Gobierno y no se desarrolla una política activa.

– ¿Hay pocos emprendedores en Navarra?

– Yo diría que, comparándonos con el resto de España, estamos mejor. No obstante, en comparación con los países más desarrollados, la balanza se desequilibra, no hay espíritu emprendedor. Todo depende de con quién te compares. Ni hay espíritu emprendedor en España, ni tampoco hay en Francia; pero sin embargo, he visto muchísimo más espíritu emprendedor en Estados Unidos. Allí, la mentalidad de que el Estado me resuelva la vida no existe.

– ¿Qué es lo que convierte al ciudadano en agente activo?

– Lo que dinamiza a la gente es la necesidad. En la escasez o la insuficiencia es cuando uno espabila y agudiza el ingenio. Creo que en Navarra hay un fuerte inmovilismo que empobrece ese espíritu emprendedor de los jóvenes. Un dato significativo y es que en Estados Unidos una persona cambia de domicilio siete veces en su vida y cinco de Estado. Aquí, sin embargo, los padres quieren que sus hijos vivan lo más cerca posible de su casa.

Share This