Miércoles, 1 de octubre de 2008, sede de Institución Futuro
Mesa redonda del Centro para la Competitividad de Navarra
Con Emilio Huerta, Director del Centro para la Competitividad de Navarra; Gabriel Lamberto, Director del Departamento Recursos Humanos de Panaderías Navarras S.A. BERLYS, Cristina Urdánoz, Directora del Servicio de Formación e Intermediación del Servicio Navarro de Empleo, y Miguel Hernández, Profesor del Centro Integrado de Formación Profesional Superior de Energías Renovables.

El grupo de expertos debatió sobre los retos de la Formación Continua en las empresas navarras. Todos coincidieron en que no se aprovechan todos los recursos disponibles para formar a los trabajadores. Así lo expresaron el pasado miércoles, 1 de octubre, en la segunda edición de las mesas redondas organizadas por el Centro para la Competitividad de Navarra (CCN) a raíz de la publicación del informe “Invertir en las personas. Formación y Productividad en Navarra”, que analiza la Formación Profesional Reglada y la Formación Profesional Continua en la Comunidad Foral. Los autores del informe son Cristina Berechet, Emilio Huerta y Fernando San Miguel.


La jornada, que llevó por título “La Formación Continua en la empresa, a debate”, estuvo moderada por Emilio Huerta, director del CCN, y congregó a una veintena de empresarios. Emilio Huerta, Director del CCN, comenzó la sesión preguntándose qué está pasando con el tema de la formación continua. Manifestó su preocupación porque en los últimos tres años se han dejado de invertir en España 800 millones de euros, originariamente destinados a la formación continua. Se planteó si el problema se encuentra en las empresas, que no demandan la formación necesaria, o si por el contrario las entidades que organizan dicha formación no ofertan los cursos suficientes o éstos no se adecúan a las necesidades de la empresa.


Gabriel Lamberto, Director del Departamento Recursos Humanos de Panaderías Navarras Berlys, explicó la experiencia de su empresa, compuesta por casi 600 trabajadores. Destacó que en 2007 Berlys invirtió 5.000 horas en formación, enmarcadas en un plan de formación que detecta de manera individualizada qué necesidades de formación tiene cada empleado. A este respecto indicó que, al acabar el año, nunca tienen fondos disponibles, puesto que los invierten íntegramente. Sugirió que la alta dirección de la empresa debería implicarse en este asunto, puesto que “la formación ha de formar parte de la gestión”. Incidió en que la valoración posterior de los cursos es fundamental, porque “hay que valorar la formación para hacer ver a la alta dirección que la formación aporta valor”. Sobre la influencia de la formación en los empleados, no dudó en afirmar que “a más formación, trabajadores más satisfechos” y que cuanta más formación se recibe, más la demandan los trabajadores.


Por su parte Cristina Urdánoz, Directora del Servicio de Formación e Intermediación del Servicio Navarro de Empleo, coincidió con Gabriel Lamberto en que “todos deben percibir la formación como un valor que contribuye a mejorar la competitividad de la empresa”. Sobre los retos de este tipo de formación, subrayó que las acciones de formación continua todavía no están vinculadas a un catálogo del sistema nacional de cualificaciones, “el referente en toda la formación, como la reglada, la ocupacional y la continua, si bien en la continua habrá que dejar un margen porque los cambios de las empresas a veces no son asumibles por los catálogos”. Además, reconoció que la Administración debe seguir ayudando a mejorar la percepción de la formación como valor estratégico. Asimismo, destacó que la Administración debe influir en la calidad y la evaluación de la formación continua y mejorar la accesibilidad de la formación continua “tanto a nivel informativo, creando entornos donde tanto las empresas como los trabajadores sepan a qué formación pueden acceder, como a nivel de investigación de otras metodologías que permitan un acceso más fácil a la formación, como por ejemplo plataformas on line”.



Por último Miguel Hernández, Profesor del Centro Integrado de Formación Profesional Superior de Energías Renovables, explicó que para planificar las materias que van a ofertar en el centro, se basan en la experiencia en ese campo y en encuestas a las empresas y a los estudiantes tras haber realizado los cursos. Según su experiencia, el principal problema es que no pueden ofertar cursos de manera inmediata “porque no están abiertas las vías en educación”. Acerca de la metodología de la formación, declaró que en su caso concreto emplean el e-learning “porque el tipo de cursos que ofertamos, orientados a las energías renovables, no sólo interesan a la gente de Navarra, sino que tenemos un mercado mucho más amplio”. Sobre la medición de la calidad de este tipo de formación, recalcó que “el alumno ha de irse sabiendo que ha aprendido algo nuevo”.

Acceso a fotografía del evento en: http://www.ifuturo.org/comun/ficheroAPC.asp?id=1929 (De izquierda a derecha, Dª. Cristina Urdánoz, D. Emilio Huerta, D. Gabriel Lamberto y D. Miguel Hernández).


Acceso al informe “Invertir en las personas. Formación y productividad en Navarra” en: http://www.ifuturo.org/es/comunicacion/notas_prensa01.asp?id=730&accion=ficha
Para más información, contactar con Ana Yerro, responsable de comunicación. T 948337900 comunicacion@ifuturo.org

Share This