Acceso al audio

Ana Yerro, directora de Institución Futuro, colabora en la sección de “La firma”, del programa “ La Brújula de Navarra” de Onda Cero Navarra, dirigido por Javier Saralegui.

El estado de alarma en el que llevamos inmersos durante varias semanas, una situación inédita para todos, tiene aparejada por un lado la terrible pérdida de muchas vidas humanas y, por otro, una crisis económica sin precedentes.

Las previsiones que se manejan, todas enmarcadas en un entorno de total incertidumbre, indican que no se espera un nivel de actividad previo a la crisis hasta 2022, con claras diferencias entre sectores. Además, nuestra capacidad de recuperación dependerá  de cuándo comience la normalización gradual de la actividad económica, que a día de hoy se prevé para la segunda quincena de mayo.

El apoyo a la empresa privada resulta en estos momentos crucial para proteger su supervivencia y evitar que la destrucción de empleo que se ha producido de manera tan abrupta pueda remontarse en el menor tiempo posible. Parece que a nivel nacional  tardaremos al menos dos años en recuperar la tasa de empleo de 2019.

Un último apunte. Corremos el riesgo de que las cifras de esta crisis, tanto las de pérdidas humanas como las de desempleo, se queden en eso: en fríos números. Y sería un error, porque en ambos casos detrás de los números hay personas, con nombres y apellidos. Ojalá tengamos la humanidad de verlo así.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines