Acceso a la noticia

En su visita a Pamplona, el dirigente del Círculo de Empresarios se mostró crítico con el actual Gobierno de Navarra, al que considera continuista del anterior, y reclamó una reforma fiscal que vuelva a la Comunidad foral “más competitiva”.

Fue contundente y directo. El presidente del grupo de trabajo de la Encuesta de los CírculosMiguel Iraburu, valoró como “muy positiva” la posible supresión en Navarra del impuesto sobre el patrimonio de los bienes vinculados a la actividad empresarial, planteada por la consejera de Economía y Hacienda del Gobierno foral, Elma Saiz. Aunque la medida cuenta con el rechazo de dos socios de gobierno, Podemos e Izquierza-Ezkerra, Iraburu remarcó que este tipo impositivo es simplemente una “antigualla”. “Ningún país serio lo tiene”, enfatizó en la misma línea que un día antes lo habían hecho las empresas familiares.

Iraburu realizó estas manifestaciones en una entrevista concedida este martes a NavarraCapital.es con motivo de la presentación, en la Cámara Navarra de Comercio e Industria, de la citada encuesta, que recopila la opinión de 400 empresarios sobre diversos temas económicos y empresariales de máxima actualidad.

Iraburu analizó la actual situación económica de España y Navarra.

Iraburu analizó la situación económica actual de España y Navarra.

El presidente del grupo de trabajo estuvo acompañado por el presidente de Institución Futuro, José María Aracama, y por Javier Taberna, presidente de la Cámara Navarra, quien aludió a la reciente reunión que ha mantenido con la presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite. Un encuentro en el que reivindicó “un marco fiscal atractivo para la inversión extranjera y el ahorro” y pidió el impulso y apoyo del Gobierno de Navarra a la innovación y la tecnología.

Preguntado por la situación creada en España tras la convocatoria de nuevas elecciones generales, Iraburu manifestó que en el Círculo de Empresarios desean “un Gobierno de centro y estable”. El modelo de referencia es Alemania, “donde el SPD y la CDU llevan años colaborando”. “Ante la posibilidad de un pacto del Partido Socialista (PSOE) con la extrema izquierda, dijimos que preferíamos elecciones generales. Estamos en las mismas, cuando votemos y se conozcan los resultados seguiremos proponiendo un gobierno centrista y estable”, subrayó.

“En Navarra estamos viendo las dificultades que tiene el PSN para marcar un perfil propio”.

En este sentido, trazó un símil con Navarra: “Pudo establecerse un gobierno centrista y estable, pero el Partido Socialista de Navarra (PSN) tomó una decisión diferente. Y lo que estamos viendo hasta ahora es un gobierno continuista del cuatripartito anterior y las dificultades que tiene el PSN para marcar un perfil propio. No somos optimistas, es más de lo mismo”.

De izda. a dcha., Mikel Benet (NavarraCapital.es), Iraburu, Taberna y Aracama.

De izda. a dcha., Mikel Benet (NavarraCapital.es), Iraburu, Taberna y Aracama, durante el acto.

NUEVO RÉGIMEN FISCAL

Además de señalar que la supresión del impuesto sobre el patrimonio de los bienes vinculados a la actividad empresarial es una vieja aspiración del empresariado, criticó “el nivel de impuestos” de la Comunidad foral, que la convierten en una región “no competitiva con respecto al resto de las comunidades ”. Por eso, eliminar este tipo impositivo “es un pequeño intento”, que no palía la necesidad de “reformar completamente el régimen fiscal, reduciéndolo”.

Para Iraburu, el Ejecutivo foral debe “reformar completamente” el régimen fiscal, reduciendo la carga impositiva.

Iraburu descartó la posibilidad de que España se vea sumida en una recesión, pero dejó claro que ya se están viendo los efectos de “una desaceleración más acentuada”. “El Banco de España decía hace solo cuatro meses que el PIB español iba a crecer un 2,4 %, y la semana pasada lo rebajó al 2 %. Es una diferencia muy importante. Y lo ha hecho porque las condiciones externas se han agravado, tenemos un entorno muy complicado debido a la política del señor Trump con los chinos y al revés, a la situación de la Unión Europea, al Brexit, a los problemas de Irán, al menor crecimiento de China e India…”, reflexionó.

La situación de Navarra parece algo más esperanzadora. A su juicio, era de esperar que el crecimiento de la Comunidad foral superase “en cinco o seis décimas” al de España. “(Navarra) tiene la grandísima ventaja de contar con un sector industrial que representa el 29 % del PIB bruto regional. Y eso es un seguro de vida ante la desaceleración, ante la crisis y ante todo. Con independencia de que sufrirá, porque no es inmune a ese complicado contexto internacional, soy optimista y pienso que el crecimiento de Navarra estará significativamente por encima del de España”, auguró.

EL COCHE ELÉCTRICO

Sin embargo, advirtió de que el futuro podría no ser tan halagüeño porque buena parte de ese tejido industrial se concentra en un sector, el automovilístico, que está en plena transformación. Y por el momento, “Navarra no está haciendo suficientes esfuerzos con el coche eléctrico”, en parte porque “en España no hay oficinas de las marcas donde se tomen decisiones, sino que se toman en otros países” de Europa. “Se tiene que posicionar, no se puede quedar atrás en esta evolución. Tendremos que presentarnos donde tengamos que presentarnos con buenas razones: productividad y competitividad”, valoró.

“Navarra no está haciendo suficientes esfuerzos con el coche eléctrico”.

Eso sí, también recalcó que la implantación del coche eléctrico “va a ser lenta porque no hay infraestructuras” y porque la evolución de los motores de gasolina y diésel “ha sido espectacular”. “La contaminación de un nuevo diésel ahora es bajísima”, detalló.

Asistieron numerosas autoridades, representantes de los empresarios y profesionales.

Asistieron numerosas autoridades, representantes de los empresarios y profesionales.

Igualmente, Iraburu se mostró preocupado por la falta de alineamiento entre los empresarios y el Gobierno en Navarra. En un mundo en el que se compite globalmente, cree necesario “estar juntos y trabajar codo con codo”, porque “bastantes problemas hay fuera como para que dentro haya una falta de confianza” entre unos y otros.

Pero una vez más, incidió en que la Comunidad foral se ve perjudicada por su sistema fiscal y por la gestión realizada con los fondos públicos en los últimos años. “No se entiende que en el trienio 2016-18 se haya dispuesto de 1.000 millones más, que no solo no han sido gastados de forma eficiente, sino que se ha incurrido en un nuevo endeudamiento de 430 millones”. De ahí que se preguntara “qué se está haciendo con el dinero de los navarros” y reclamara una gestión del gasto, tanto en España como en la Comunidad foral, que “tiene que cambiar y asemejarse mucho más” a la de las empresas privadas.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines