Encuentro con Antonio Garrigues Walker, Presidente de Garrigues Abogados
Sobre el momento y el futuro del liberalismo
La exposición del abogado, enmarcada en el ciclo de encuentros organizados por Institución Futuro, analizó el miércoles, 13 de septiembre el movimiento liberal en España y en Europa. Comenzó subrayando la misión de todo liberal: defender la fuerza de la sociedad civil, porque “las democracias ricas son las que poseen sociedades civiles activas”.
Según Garrigues, el movimiento liberal está muy enraizado en Estados Unidos, donde los lobbys gozan de muy buena reputación y orientan a la comunidad ciudadana. No ocurre lo mismo en Europa y en España, donde la sociedad civil es débil y se depende cada vez más del Estado, lo que a su juicio es motivo de pesimismo. Mencionó cómo muchas fundaciones y ONGs españolas se financian en parte con fondos públicos, “con lo que dejan de ser privadas e independientes”.
Sobre los partidos políticos liberales, indicó que no predominan en Europa porque el mensaje liberal nunca ha resultado eficaz en ese ámbito. Puso el ejemplo de cómo él intentó entrar en la política a través del Partido Reformista y fracasó. Indicó además que “la ideología liberal no vende porque la gente está muy acostumbrada al Estado, es la referencia permanente”. Garrigues expresó su deseo de que en España la democracia no esté condicionada por los poderes públicos y explicó que “a pesar de haber triunfado ideológicamente, la concepción liberal no vende en Europa y su cota de poder político es muy escasa”.
El presidente de Garrigues Abogados criticó abiertamente a la clase política española y señaló que los partidos deberían ponerse de acuerdo en los temas fundamentales como el terrorismo, la inmigración y la educación, entre otros: “La confrontación diaria entre PSOE y PP sobre cualquier tema, sea el que sea, resulta intolerable”. Subrayó que en los grandes temas que afectan a nuestro país “se ha empeorado por el pragmatismo de los partidos políticos” y añadió que ambas formaciones mayoritarias han renunciado a sus principios básicos y se centran sólo en ganar elecciones. Comentó que Tony Blair ha sido el único mandatario europeo realmente líder, porque ha dado la cara cuando ha sido necesario, “mientras que en España el líder sólo sale cuando le conviene”. Sin embargo, admitió no creer en los líderes fuertes, “porque acumulan demasiado poder, y todo el que tiene poder acaba abusando de él”. Sobre la participación de los liberales en la política, concluyó que “de momento, su futuro no puede ser político, y no debemos tener la menor tentación de entrar en ese terreno”.
El ponente también habló del espíritu antiamericano que impera en Europa. Señaló que muchos, entre los que se incluye, no están de acuerdo con la política de George Bush, “pero eso no quiere decir que seamos antiamericanos”. De hecho, considera positivas las comparaciones que se realizan entre Estados Unidos y Europa, por ejemplo en el aspecto tecnológico, pues ayudan a que el viejo continente mejore. Además, criticó a los que consideran que Europa es superior a Norteamérica.
Por último, Garrigues Walker hizo un llamamiento a los que, como él, creen en el pensamiento liberal, para que limpien su nombre, lo difundan y luchen contra lo que consideran injusto, como la manipulación y el sectarismo mediático y político.

Jurista de prestigio y Presidente del bufete de abogados Garrigues, Abogados y Asesores Tributarios, Antonio Garrigues Walker es miembro además del grupo español de La Comisión Trilateral, Presidente de Honor de España con ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados) y Presidente de la Fundación José Ortega y Gasset.

Share This