CENavarra, 16 de diciembre de 2014
Conferencia con Alfons Cornella

El concepto de “co-innovación” es el fruto de la unión de la innovación y la colaboración empresarial y está generando importantes ideas de mercado. Así lo explicó el experto en innovación y presidente de Infonomía, Alfons Cornellá, en la charla que impartió, ayer lunes, 15 de diciembre, titulada “Co-innovación y crecimiento empresarial”, que estuvo organizada por Institución Futuro, y que contó con la colaboración de la Confederación de Empresarios de Navarra, Diario de Navarra y Onda Cero.

 

El concepto de “co-innovación” es el fruto de la unión de la innovación y la colaboración empresarial y está generando importantes ideas de mercado. Así lo explicó el experto en innovación y presidente de Infonomía, Alfons Cornellá, en la charla que impartió, ayer lunes, 15 de diciembre, titulada “Co-innovación y crecimiento empresarial”, que estuvo organizada por Institución Futuro, y que contó con la colaboración de la Confederación de Empresarios de Navarra, Diario de Navarra y Onda Cero.

Cornellá dedicó parte de su intervención a referirse a distintos casosde “co-innovación”, como es el de la colaboración entre la marca de electrónica LG y la de moda Prada para crear un “teléfono de lujo”. También, el experto puso varios ejemplos que son comunes en el sector de la automoción, como son los de Renault y Mercedes o GM y Honda, “para generar espacios de beneficio común”. Estos grupos “posteriormente ya competirán, pero, a la hora de innovar, se juegan mucho ambas partes”.

El presidente de Infonomía incluso relató algunas alianzas “insólitas” de marcas tan distintas como la automovilística Ford o la experta en tomate Heinz, que “se han unido para utilizar los restos de los tomates para hacer un plástico reciclable para el interior de los vehículos”. Cornellá también puso ejemplos que se están desarrollando en el sector sanitario, como el de un cirujano que ha contado con la colaboración de una empresa que se dedicaba a realizar placas de automoción para desarrollar avances en el tratamiento del pectus excavatum (“pecho hundido”). Esto demuestra que también “sectores considerados maduros” pueden aportar nuevas soluciones gracias a las ideas de un profesional de otro sector.

Además, Cornellá puso otros ejemplos que demuestran que “la colaboración puede costar muy poco y resultar un gran experimento de mercado”. Así, se refirió a la iniciativa “The Lisbon Walker”, que, en “paquetes de auto-regalo”, combina vino y zapatos. Es decir, productos de sectores dispares dirigidos a un único mercado. El ponente también expuso casos de “co-innovación” en España, como es el de la alianza de Correos con Amazon, para utilizar los puntos de entrega del primero. Otros fenómenos que están surgiendo tienen que ver también con el “consumo colaborativo”, como es el caso de Grownies, en el que los usuarios intercambian la ropa de sus niños.

Co-society: desarrollo de sistemas de co-innovación

Según explicó el experto, “muchas de estas relaciones aparecen accidentalmente”. Sin embargo, “hay que crear sistemas en los que la colaboración entre empresas surja de forma natural”. Por eso, el propio Cornellá ha colaborado en el lanzamiento de Co-society, una iniciativa en la que se crean “mesas de colaboración” entre las empresas.
“Para empezar, una empresa tiene que saber qué es lo que hace bien” y “que no intente vender lo que hace”, sino que haga lo que realmente encuentre en el mercado. De ahí, tal y como explicó Cornellá, “se buscan territorios comunes entre las empresas”, y es que, “si dos empresas se dirigen a un mismo mercado, ¿por qué no hacer sus beneficios cruzados?”. El siguiente paso es el de la “inspiración” que surge a través de procesos como, por ejemplo, los juegos entre empresas. Por último, ya aparece el efecto ignite (encender), que “prende” la co-innovación.

El presidente de Infonomía puso algunos ejemplos surgidos de Co-society, como el de la colaboración entre una marca de impresoras y otra de platos preparados, para “imprimir olores”. Por cierto, “luego descubrimos que ese experimento ya se estaba haciendo en Bélgica con chocolates”. En línea con Co-society, Cornellá también aprovechó su intervención para reclamar “que la Administración sea proactiva en la conexión de empresas”, es decir, que tenga un “exploratorio de oportunidades de mercado” y “genere embriones para desarrollar en las mesas entre empresas”.

Para más información, Cornellá llamó a descargarse su manifiesto “La solución empieza por Co” (descargable aquí).

Siete acciones a realizar

Para hacer posible dicha “co-sociedad”, Cornellá expuso “siete posibles acciones a realizar”, que son las siguientes:

1. Estar al día de las oportunidades globales. “Tener los ojos abiertos”, para reconocer nuevos nichos de mercado como los referidos anteriormente.

2. Generar mesas de oportunidades. Como se ha señalado más arriba, “no basta con estar en esas mesas”. Hay que poner un “embrión” en torno al cual generar una idea de negocio.

3. Conectar de forma diferente empresas y start ups. Tal y como advirtió Cornellá, “ahora mismo, es una relación asimétrica, basada en que uno tiene dinero y el otro no”. En cambio, el experto propuso nuevas relaciones como la basada en “uno tiene una idea y otro tiene el mercado para acceder a él”.

4. Crear mecanismos de financiación de los prototipos. Aquí, Cornellá habló de herramientas como el crowdfunding. Según el experto, “unas empresas pueden poner dinero y otras capacidades”. Además, reconoció que “si alguien facilita la inversión para, por ejemplo, un pequeño prototipo, el riesgo puede ser mínimo”.

5. Fundar una escuela de verano sobre co-innovación. El presidente de Infonomía subrayó que “estos conceptos son más fáciles de entender cuando se es joven”.

6. Llevar la co-innovación a la escuela. En línea con lo anterior, Cornellá hizo hincapié en fomentar el emprendimiento desde la infancia.

7. Diseminar la co-innovación. Como si de una semilla se tratase, se trata de fomentar este concepto en la sociedad.

La charla de Institución Futuro, que también estaba cofinanciada por la Comisión Europea, también contó con una breve intervención del delegado del Gobierno de Navarra en Bruselas, Ignacio Baleztena, que explicó las líneas del programa Horizonte 2020 (H2020) de la Comisión. Entre los objetivos de este plan, destacan algunos como el “liderazgo industrial” o el “fomento de proyectos de innovación en las pymes europeas”. Para ello, se pretenden fomentar herramientas para, por ejemplo, el acceso a la financiación.

Share This