La Clave, del 16 al 22 de marzo de 2007
Los partidos españoles incorporan a su funcionamiento los ‘think tanks’
En el Centro de Estudios Estratégicos de Washington (CSIS) están tan ocupados construyendo el futuro que casi no tienen tiempo para pisar el presente. El CSIS es el más importante de los centros de investigación de ideas estadounidenses, los modélicos ‘think tanks’, organizaciones privadas al servicios de quienes requieran planificar estrategias con las que encarar retos económicos, políticos o militares cada vez más complejos y globalizados.
El fenómeno que será más determinante en un futuro es quizá la aparición de organizaciones independientes de las fuerzas políticas, aunque con una clara orientación ideológica –normalmente inclinada a la derecha- que responden al cliché de ‘think tank’ importado de Estados Unidos. El último lustro ha visto nacer o consolidarse en España media docena de organizaciones con la vocación expresa de influir en los partidos, aportando un marco teórico para sus programas o sugiriendo políticas públicas. Todavía son jóvenes y su influencia es reducida, pero pueden marcar tendencia. La Institución Futuro (IF), creada en Navarra en 2001 por un grupo de empresarios liderados por Julio Pomés, constituye un ejemplo clarificador.

IF hace suyo el lema de la Heritage Foundation, uno de los ‘think tanks’ estadounidenses más poderosos: ‘Ideas have consequences’. Esta es la meta. La ‘revolución de las ideas’ de este grupo de empresarios navarros se inscribe en los parámetros del liberalismo económico de Friedman o Hayek. Se interesan por cuestiones socioeconómicas que afectan a Navarra, como la gestión de la sanidad pública, y difunden su apuesta por la contención del gasto público a través de conferencias, publicaciones y artículos de prensa –para ellos, una forma eficaz de crear opinión.

El objetivo es, en palabras de Julio Pomés, “influir en las decisiones políticas, pero no para el beneficio de unos pocos, como sucede con los ‘lobbies’, sino de toda la sociedad. Para ello se valen de una plantilla de ocho expertos y una docena de corresponsales en el extranjero.

La IF se enorgullece de ser “uno de los ‘think tanks’ mejor relacionados”, según Pomés. Lo cierto es que pertenecen a dos de las redes mundiales más significativas: la Stockholm Network y la Atlas Foundation. Otros jóvenes ‘laboratorios de ideas’ españoles, como la Fundació Catalunya Oberta, el joven Instituto Juan de Mariana o la propia FAES, están también integrados en estas redes.

Consideración aparte merecen instituciones con gran influencia sobre los centros de poder, como el pionero Real Instituto Elcano, una de las instituciones de pensamiento político más prestigiosas de España. El Club de Madrid es otro ‘laboratorio’ independiente, aunque se basa más en la experiencia de sus miembros que en la investigación científica –por eso se definen como ‘action tank’. Auspiciado por la fundación FRIDE en 2001 y formado por 68 ex jefes de Estado y de Gobierno, el Club de Madrid pretende poner ese capital humano al servicio de países que están en proceso de transición democrática. El objetivo confeso de la organización, que preside Ricardo Lagos, es la consolidación de la democracia en todo el mundo.

Acceda a la versión íntegra del reportaje

Share This