24 de junio de 2005
Por José Miguel Echarri y otros
Esta investigación de Institución Futuro ofrece una introducción a la prospectiva estratégica y el estudio en clave prospectiva de la realidad de España en el año 2020. Recoge las ideas y conceptos que sostienen la Prospectiva, así como sus relaciones con otras disciplinas. El primer apartado sirve de introducción para explicar el análisis que después se lleva a cabo con respecto a nuestro país. El trabajo ha sido dirigido por José Miguel Echarri, del Instituto de Prospectiva Estratégica.
La Prospectiva pretende identificar tanto las macrotendencias como la evolución de realidades más específicas. Sirve para establecer prioridades, formular políticas, detectar las variables fundamentales que orientarán el futuro y construir escenarios. En este caso, ha ayudado a establecer los elementos clave del desarrollo deseable de España en los próximos quince años.
En la fase de análisis han participado veinticuatro expertos de distintas áreas científico-tecnológicas, políticas, económicas y sociales. A partir de su intervención han surgido ideas en torno a las ocho grandes cuestiones que preocuparán a España hacia 2020: rol de España en Europa y en el mundo; marco institucional interno; Estado y sistema productivo; sectores económicos; conocimiento, ciencia y tecnología, innovación; empresa; educación, formación, cualificaciones; y dinámica social.
De todas ellas, el estudio aporta ideas en torno a su posible evolución y los retos que han de resolverse si queremos que nuestro futuro sea favorable, contando con el contexto concreto de la sociedad española: abocada al envejecimiento, dominada por una amplia capa de clases medias, con una élite que no siempre ejerce su función, y afectada por la incertidumbre del reciente fenómeno de la inmigración.
Considerando las circunstancias, el informe describe la evolución de España sobre tres posibles escenarios. Cada uno de ellos da respuesta a las ocho grandes cuestiones que se han mencionado: el más negativo es un escenario de esclerosis, caracterizado por falta de dimensión internacional, ausencia de liderazgo político, estancamiento económico y apatía social. Con este marco de referencia, España se hallaría en una situación muy negativa, tanto en el ámbito interno como en el exterior. El segundo, escenario de arritmia, ofrece un panorama agridulce. Se combinan las reformas y los impulsos modernizadores con retrasos y paralización en otros aspectos. Como resultado, nuestro país se encontraría en una situación de mediocridad, en la que faltará el empuje necesario para convertirlo en un actor de peso en un mundo globalizado. El tercer entorno, más deseable pero también más difícil de alcanzar con las condiciones actuales de partida, plantea un escenario de revitalización. Los dirigentes políticos y la sociedad civil habrían sido capaces de adoptar las medidas necesarias para la transformación de España en todos los apartados, desde el político-administrativo hasta el cultural. Para ello, es necesario un esfuerzo conjunto y un espíritu de superación y competitividad que aún no se percibe en la ciudadanía española.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines