Diario de Navara, 13 de febrero de 2007
Entrevista con Juan Iranzo, Catedrático de Economía
Juan Iranzo, director General del Instituto de Estudios Económicos y Catedrático de Economía Aplicada de la UNED, bajo el título Globalización y Nueva Economía, invitado por la Institución Futuro, puso de relieve ayer noche en el Baluarte que «estamos ante un cambio estructural más grande que el que desencadenó la Revolución Industrial, quizá el más profundo de la humanidad» de tal manera que ya no sirven los paradigmas del pasado.
Para Iranzo los desafíos de la globalidad no deben separarse del reto demográfico, del de la prolongación de la vida y de las nuevas tecnologías de la comunicación.
«Un efecto de la globalización es el de la integración entre países y entre empresas. Cada día hay más fusiones, pero no quiere decir que vayan a desaparecer las PYMES, sino todo lo contrario, y eso es muy importante para Navarra», afirma.

-¿En el universo global, qué rumbo sugiere para una economía como la de Navarra?

-Navarra debe pensar en la era global que sus límites son el mundo. Debe dar seguridad. Que no haya, por ejemplo, penalizaciones sobre pisos vacíos que alteran la seguridad jurídica necesaria para el desarrollo de la economía. Por otra parte detectamos una clara recolocación de la actividad procedente del País Vasco hacia Navarra, Rioja, Cantabria y Burgos. Por tanto se debe mantener esta situación institucional actual y no introducir costes de transacción como la obligación de utilizar un idioma.

-¿Qué puntos fuertes señala respecto a Navarra?

-Su ubicación, con unas buenas comunicaciones para tener una movilidad de mercado suficiente, aunque falta una comunicación mejor hacia Soria. Una de las debilidades que se pueden tener en un momento dado es la de la falta de energía y Navarra tiene ese activo. Otra debilidad es el agua en algunas regiones y en Navarra no existe ese problema. Además Navarra dispone de una mano de obra bastante cualificada. En España tenemos licenciados pero no tenemos FP. Hay un desajuste que en Navarra no lo hay. Invertir en capital humano es clave.

-Desde los asesores económicos del presidente del gobierno se vuelve a cuestionar la viabilidad de la Seguridad Social.

-En este momento en España vivimos más de 700.000 horas y trabajamos más de 61.000 horas. ¿Con algo menos del 10% de tu esfuerzo puedes mantener tu ciclo vital? Ante el envejecimiento de la población el sistema de pensiones de reparto solo se mantiene si hay un equilibrio entre los que aportan, que son los que trabajan, y los que perciben. Ahora no tenemos problema, pero en el año 2025 se empiezan a jubilar los españoles nacidos en la generación del baby boom. Los emigrantes cotizan, pero cuando se jubilen tendrán que recibir la pensión estén donde estén. Por ello hay que potenciar el ahorro. Nos parece bien el tratamiento del IRPF, pero no el tratamiento que se da a las plusvalías penalizándolas con un 18%. Habrá que calcular la base reguladora por toda la vida laboral cotizada. Siempre habrá pensiones contributivas, pero la duda es la cuantía.

-¿Qué aconseja al contribuyente para afrontar la jubilación?

-El principal mecanismo de ahorro de las familias españolas es el piso. Debemos acudir a la pensión inversa, de forma que uno hipoteque su vivienda y siga obteniendo una renta en la jubilación. Y que levanten la hipoteca los herederos. El año pasado se realizaron en la Seguridad Social un millón de actos clínicos, desde una consulta a una operación, por eso proponemos un ticket moderador para los servicios. Hay jubilados que realizan cien visitas al año. Es injusto que en la farmacia pague menos un jubilado con menos cargas familiares que un trabajador con cuatro hijos, pero debe haber excepciones especiales. Pedimos un cheque sanitario de forma que lo adquieres pagando y lo puedas utilizar en la sanidad pública y en la privada».

Cambios del mundo global. Para el profesor Iranzo, la globalización significa un universo de oportunidades. «Mi definición de globalización es la posibilidad de interconectar el mundo en tiempo real. Eso significa un perfeccionamiento en los mercados y en los servicios. Ahora se puede prestar servicios y mano de obra en tiempo real. Por tanto habrá más competencia y mayores ofertas y demandas».

Futuro optimista. Desde el punto de vista del catedrático de Economía de la UNED, «las materias primas están disparadas porque hay mucha competencia con la entrada de China e India. Por tanto las políticas monetarias tienen que ser mucho menos estrictas que en el pasado». Iranzo intuye que «los tipos de interés van a ser más moderados que en el pasado y eso favorece la inversión. Y, por tanto, eso hace que se prolongue el ciclo económico que vivimos en este momento de enorme esplendor en el mundo. Nos beneficiamos los demás porque los países emergentes son exportadores basándose en sus bajos costes laborales, pero cada vez son más importadores».

Dudas sobre el calentamiento. Considera que no hay una conclusión clara de que haya un cambio climático «y menos de que sea inducido debido al CO2». «Kioto aumenta las emisiones fuera de la zona limitada más de lo que aumentarían naturalmente. Kioto significa un lastre de competitividad para España que tiene que comprar derechos de emisión a otros países por mil o dos mil millones de euros al año».

Costes laborales y competitividad. «En España la hora cuesta 18 euros. En la media de los países de los quince cuesta 21 euros», indica poniendo de relieve la difícil competencia con los países emergentes. «En los países del Este es entre tres y diez, pero en China un poco más de un euro».

Share This