Actualidad Económica, 3 de abril de 2009
Ana Lorenzo y Alex O. Hansen, miembros de Institución Futuro
En Estados Unidos, las autoridades fiscales han decidido enfrentarse al secreto bancario de Suiza. Lea nuestra sección completa de “Debate de Ideas” en Actualidad Económica:
El otro drama bancario: las cuentas secretas suizas

En Estados Unidos, las autoridades fiscales han decidido enfrentarse al secreto bancario de Suiza, demandando a UBS AG para que haga públicos los nombres de 52.000 estadounidenses sospechosos de haber abierto cuentas secretas para evadir impuestos. Dicho banco finalmente ha decidido publicar información sobre 250 ciudadanos estadounidenses y pagar una multa de 780 millones de dólares como parte del acuerdo, pero según varios profesores de Wharton School, dicha decisión ha puesto a todo el sistema bancario suizo en peligro, destruyendo la confianza de sus clientes. “Los bancos suizos, tal y como los hemos conocido hasta ahora, están muertos”, sostiene Maurice Schweitzer, profesor de Wharton School. El secreto es la clave del sistema bancario suizo desde 1713, cuando el Concilio de Ginebra aprobó una ley que permitía a los bancos no compartir información sobre sus clientes. Para prevenir la salida de capitales, Francia y Alemania intentaron anular dicha ley en los años 30, pero los suizos respondieron convirtiendo en delito la publicación de información bancaria. En 1984, el 73% de los votantes suizos manifestaron estar de acuerdo en mantener el secreto bancario.

Recesión global: el efecto psicológico de la ayuda estatal

Los grandes paquetes de ayuda aprobados recientemente por los distintos gobiernos europeos han supuesto una inyección de capital importante para hacer frente a la crisis que atraviesa la economía mundial. Según un estudio reciente del think tank alemán Hamburgisches WeltWirtschafts Institut (HWWI), estas medidas tienen un impacto muy limitado sobre la economía y, en el mejor de los casos, sólo sirven para aliviar el periodo de recesión. Sin embargo, tienen un efecto psicológico importante. Los programas estatales muestran la preocupación y la capacidad de reacción para superar los malos tiempos y, con ello, transmitir optimismo, ya que el estado de ánimo de empresas y consumidores – negativos o positivos – tiene un efecto amplificador. El riesgo surge cuando los gobiernos lanzan una iniciativa tras otra y la sociedad no percibe que se hayan generado mejoras. En estos casos, el efecto psicológico podría llegar a ser contraproducente. En este sentido, el estudio concluye que es preferible que los gobiernos pongan en marcha pocas medidas, pero que éstas tengan un alcance importante.

Lujo funcional y Sociedad Low Cost: un cambio en los valores del consumo

La crisis económica puede generar un cambio radical en cuanto a los valores de consumo y, en consecuencia, la manera en la que las empresas deben de gestionarse. Así lo afirma un estudio realizado por el think tank danés Mandag Morgen. La escasez de recursos llevará a los consumidores a demandar productos de menor precio y de igual o mayor calidad, pero sin lujos excesivos. Este cambio por su parte requerirá en las empresas productoras un nuevo estilo de liderazgo que, por un lado, sea capaz de potenciar plataformas innovadoras de crecimiento y, al mismo tiempo, implementar medidas para reducir costes y optimizar los procesos de producción. “Antes existía un exceso de capital entre los productores y los consumidores. Esta situación se ha visto modificada y esto genera la demanda de un cambio”, afirma Yvez Doz, de INSEAD Business School y miembro de consejo de crecimiento global del Mandag Morgen. Son muchas voces las que adelantan que, tras la recesión, el mercado de en medio desaparecerá y sólo sobrevivirán aquellas empresas que ofrezcan lujo funcional, sin la ostentación del pasado, o precios low cost.   

Share This