En junio de 1996 Javier Otano, presidente del Gobierno de coalición surgido de las urnas en las elecciones del año anterior, dimitía. Miguel Sanz, candidato de UPN y encargado de formar un nuevo ejecutivo, descolgó el teléfono para llamar a José María Aracama Yoldi (Pamplona, 1954), casado, padre de cuatro hijos, y que entonces ocupaba el cargo de director financiero de Cementos Portland. Le ofreció la cartera de Economía y Hacienda a este ingeniero industrial y MBA por el IESE, hasta entonces vinculado a la empresa privada y sin ningún tipo de experiencia previa en política.“Dejé la empresa privada para cobrar un tercio menos. Era una oportunidad a la que no podía decir que no. Me sentía en la obligación de devolver a Navarra todo lo que me había dado”, explica.

De aquella legislatura, a la que califica de “auténtico máster” no solo guarda un gran recuerdo sino grandes amigos tanto en UPN como en los otros partidos de la oposición. Por eso, Aracama confiesa que no reconoce la política actual. “Cada uno defendíamos nuestra parcela, pero con educación, Incluso era fácil llegar a acuerdos. En mi época conseguimos firmar los tres presupuestos en tiempo y con tres partidos distintos. Eso se hacía negociando y poniendo las cosas encima de la mesa y siendo conscientes de la importancia de las decisiones que se estaban tomando. Hoy en día es todo lo contrario”.

José María Aracama, presidente del think tank Institución Futuro desde el pasado 1 de julio en sustitución de José León Taberna, pide a la clase política altura de miras para conseguir estabilidad. Del mismo modo que llegó a la política para trabajar en beneficio de Navarra, Aracama explica que accedió a la presidencia de este centro de pensamiento independiente para conseguir una Comunidad foral más próspera. De hecho, cuando Julio Pomés lo fundó en 2002 él, como Director General de Sodena, fue uno de los primeros en apoyarlo. “Realizamos investigaciones y estudios para llegar a conclusiones no políticas, objetivas y medibles. Queremos que quienes toman las decisiones puedan tener datos y referencias de buenas prácticas de otras regiones para propiciar el crecimiento de Navarra”, señala el presidente de Institución Futuro.

Pese a la situación política actual, marcada por la incertidumbre, Aracama se muestra optimista con el futuro de la Comunidad Foral. “Siempre hemos conseguido ser líderes. La educación, gracias al impulso de la Universidad de Navarra que ha permitido que miles de estudiantes nos conozcan, las energías renovables o el sector agroalimentario, son algunos ejemplos. Estoy convencido de que Navarra puede volver a liderar el sector de las energías renovables. Tenemos el conocimiento necesario”.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines