Diario de Navarra, 6 de agosto de 2014
Belén Goñi, directora general de Institución Futuro

La carrera para la cita electoral autonómica y municipal de mayo 2015 ya está en marcha. Pero aunque los coches están calentando motores para iniciar la salida a finales de año, todavía no sabemos quién pilotará la mayoría de ellos. Por ello creo que es un buen momento para reflexionar sobre el candidato ideal.

Estos días estamos todos sobresaltados por la confesión de Jordi Pujol, la entrada en la cárcel de Jaume Matas… y en los medios de comunicación se están repasando todos los casos de corrupción de los últimos tiempos. A día de hoy, en cualquier conversación de bar, terraza o chiringuito, el comentario “¡qué panda de chorizos!” es lo más suave que se oye. Porque todos estos casos no han hecho sino remachar el clavo de la desconfianza en la clase política y ensanchar la brecha entre ésta y los ciudadanos. Pero lo cierto es que necesitamos políticos y gobernantes de altura y creo que todos los ciudadanos estamos deseando poder votarles.
¿Y cómo deberían ser esos candidatos? Aristóteles sostenía que existía una conexión directa entre la prosperidad de la polis y las virtudes de sus ciudadanos. Criticamos a Jordi Pujol pero tenemos amigos que cobran en negro, que fingen bajas o piden subvenciones que no necesitan… cada uno opera a su nivel. No nos engañemos: la corrupción y el latrocinio, a mayor o menor escala, la hay en todos los ámbitos porque acompaña al ser humano. La única manera de librarse de ella es dar con personas honradas, honestas, rectas, justas y con una filosofía de vida basada en el servicio a los demás. Estas personas existen y seguro que todos podemos señalar a alguna a nuestro alrededor. Como sociedad y como individuos, educar desde pequeños a todos los ciudadanos en esos valores y virtudes debería ser una prioridad como también debería serlo dotarse de los medios para castigar con agilidad aquellos comportamientos “desajustados”.
Esta es la base, pero a ella habría que sumar alguna capa más, no tan básica e importante pero sí necesaria. Aristóteles establecía como una de las condiciones que debían tener los que iban a desempeñar los cargos de más responsabilidad “la mayor competencia en los asuntos de su cargo”. El fin de la política no es el conocimiento sino la acción, por lo que hay que tener un bagaje previo que permita buenas actuaciones. Todos tenemos en mente algún gobernante cuya poca preparación ha ocasionado graves perjuicios al bien común. Pero, además, nadie lo puede todo solo, por lo que es necesario que a las características mencionadas se sume la capacidad de movilizar, de guiar hacia el bien común, preocupándose por las personas, asumiendo que existen distintos caminos para llegar y encontrando aquel con el que la mayoría se sienta cómoda.
Lo cierto es que los partidos lo tienen difícil porque borrar el pasado y toda la desconfianza en la clase política es complicado, y porque las estructuras y clientelismos de épocas anteriores pesan en ellos como losas que es difícil sacudirse. Tal y como está la política, y dado que los políticos y los partidos no han dado pasos para regenerarla y cambiar las cosas, ¿qué persona que reúna las características anteriormente citadas (honestidad, rectitud, competencia, liderazgo transformacional…) va a estar dispuesta a coger el timón? En una reciente conversación en Madrid, varios comensales animaban a una de estas personas magníficas que uno se encuentra de tanto en tanto a presentarse a las elecciones. A lo que él respondía que esto era un “déjà vu” que solía ocurrir cuando había estas dificultades políticas. Entonces se volvía la vista hacia un profesional que lo hubiera hecho mediamente bien en la vida civil, pero que eso siempre fracasaba porque los aparatos de los partidos lo malograban. A mí me vino a la cabeza el ejemplo de Manuel Pizarro y su paso por la política.
PSN y PPN son los que tienen que mover ficha en breve. Ojalá que den con ese piloto en el que podamos creer, que nos ilusione y nos devuelva la confianza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines