Diario de Noticias, 10 de noviembre de 2013
Entrevista a Emilio Huerta, miembro de Institución Futuro
Es uno de los principales estudiosos sobre competitividad empresarial en Navarra y tiene claro que, “aunque el ajuste en los salarios era razonable”, es necesario actuar ahora sobre otros aspectos y mejorar asimismo la capacidad de los empresarios y directivos.

El recorte de los salarios no basta. Emilio Huerta, catedrático de la Universidad Pública de la UPNA y miembro de la Institución Futuro, tiene claro que es necesario afrontar “cambios en las empresas” para aunar una mayor “productividad empresarial con salarios más elevados y niveles de ocupación más robustos”.

¿Cómo valora el recorte de los salarios que se vive en la actualidad?

Desde 2009 estamos viendo cómo hay una clara moderación salarial que se ha traducido en un aumento de la productividad, porque con menos gente se hace casi igual producción. Lo que sucede es que esto tiene también un efecto negativo sobre la demanda interna, que supone más del 60% de nuestro PIB y que se traduce en más desempleo. Estamos pillados por tanto en una trampa. El reto es aumentar la productividad y el empleo y ahí creo que la empresa española ha avanzado poco.

¿Qué se puede hacer?

Es fundamental mejorar la capacidad emprendedora y directiva. Esto no significa más emprendimiento , porque la actividad en Navarra es similar a la de países de nuestro entorno, sino que el espíritu y la iniciativa emprendedora deben estar siempre presentes en empresas ya establecida. Nuestra actividad emprendedora en sectores de alto potencial de crecimiento y tecnológicamente avanzados es menor que la que se observa en otros países.

¿Qué aspectos del funcionamiento de las empresas habría que cambiar para competir mejor?

Deberíamos repensar cómo participan las personas en la empresa, buscar sistemas de organización más eficaces, potenciar las habilidades de los directivos para gestionar la cooperación dentro de las empresas y entre empresas…

Los salarios de nuestra industria son inferiores a los de otros países hasta en un 50%. ¿No basta con eso?

Es que ellos son entonces un 50% más productivos por cada trabajador. Por eso la industria alemana, por ejemplo, no se derrumba. Solemos tener una mirada unidireccional hacia los salarios, pero hay que mirar más a la productividad.

¿Es posible dar este salto de productividad cuando el tamaño medio de la empresa es tan pequeño?

El tamaño no es la causa, sino el efecto de la falta de productividad. Dotar a las empresas de un mayor nivel de capital tecnológico es fundamental para ello y para adquirir un tamaño adecuado. En España hay 3.600.000 empresas y en Alemania apenas son 2.300.000. Tenemos muchos empresarios y directivos de pequeñas empresas con poca formación. La gran formación de directivos llega de la gran empresa, como se ve en la capacidad de gestión que traen consigo las multinacionales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines