Actualidad Económica, 13 de marzo de 2009
Ana Lorenzo y Alex O. Hansen, miembros de Institución Futuro
1. Responsabilidad Urbana Corporativa (RUC): un nuevo modelo de ciudad sostenible
2. Economía del conocimiento: recesión y movilidad internacional
3. Inmigración e innovación: un binomio que genera beneficios

RESPONSABILIDAD URBANA CORPORATIVA (RUC): UN NUEVO MODELO DE CIUDAD SOSTENIBLE

Las grandes ciudades buscan en su desarrollo soluciones de sostenibilidad que engloben a su vez aspectos económicos, sociales y medioambientales.  Cada vez se reconoce más la necesidad de emprender modelos que apliquen un punto de vista multidisciplinar. En este empeño, el think tank danés Mandag Morgen ha reunido a 50 expertos de urbanismo de seis continentes que han fijado diez principios para impulsar un cambio hacia nuevas estrategias de desarrollo urbano, lejos de los pensamientos convencionales. Estos principios incluyen conceptos como la redefinición de la ciudad, la aceptación del caos y el cambio, o la responsabilidad urbana corporativos (RUC). Con este proyecto, se trata de sensibilizar a empresas y ciudadanos de la necesaria sostenibilidad de sus ciudades, precisamente en una era en que las siglas RSC (Responsabilidad Social Corporativa) e ISR (Inversión Socialmente Responsable) son claves para la reputación corporativa. Al finalizar su trabajo, el grupo presentará las conclusiones durante la Convención sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas que se celebrará en Copenhague a finales de 2009.

 

ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO: RECESIÓN Y MOVILIDAD INTERNACIONAL

La ventaja competitiva más importante que una economía del conocimiento puede adquirir es atraer las mejores opciones intelectuales de todo el mundo. Así lo asegura Thomas L. Friedman, columnista de The New York Times, quien revela la fórmula más barata y segura de estimular nuestra economía: la inmigración. Estados Unidos acabó siendo el país más rico de la historia construyendo una economía flexible y abierta, tolerando la destrucción creativa para que el capital muerto se recanalice rápidamente hacia ideas y empresas mejores, vertiendo en ellas a los inmigrantes más inteligentes del mundo  y después repitiendo el proceso. Por ello, Friedman recuerda que cuantos más conocimientos tenga un trabajador y cuantos más trabajadores con conocimientos tenga una economía, más rápidamente aumentarán las rentas. Por último, recomienda estimular todo aquello que atraiga talento para crear buenos puestos de trabajo: “No queremos salir de esta crisis solamente con inflación, una montaña de deudas y más puestos de trabajo en infraestructuras. Queremos –tenemos- que salir de ella con más empresas como Intel, Google, Microsoft y Apple”.

 

INMIGRACIÓN E INNOVACIÓN: UN BINOMIO QUE GENERA BENEFICIOS

Más de la mitad de las nuevas empresas de Silicon Valley fueron fundadas por inmigrantes y dieron empleo a 450.000 trabajadores en 2005, según el investigador de la Facultad de Derecho de Harvard Vivek Wadhwa. Es por ello por lo que el think tank Center for Economic Policy Research (CEPR) ha medido el grado en que los inmigrantes cualificados aumentan la innovación en Estados Unidos mediante la exploración de la conducta individual de patentes, así como de los factores determinantes de estas patentes a nivel estatal.  La encuesta nacional de graduados universitarios de 2003 demuestra que los inmigrantes patentan el doble de la tasa de los nativos y que se gradúan en ciencia e ingeniería muy por encima de la media norteamericana. Estos datos implican que un aumento de un punto porcentual en la proporción de inmigrantes graduados universitarios en la población aumenta en un 6% las patentes per cápita. A través de un panel de estado 1940-2000, el think tank revela que los inmigrantes repercuten positivamente sobre la innovación: cuando aumenta un punto porcentual de los inmigrantes en los graduados universitarios, se incrementa el número de patentes per cápita de un 9 a un 18%.

Share This