Actualidad Económica, 6 de marzo de 2009
Ana Lorenzo y Alex O. Hansen, miembros de Institución Futuro
1. Repatriación del talento: cómo atraer y desarrollar el capital humano
2. Movimientos migratorios: la inmigración ilegal, menor de lo previsto
3. Economía doméstica: el matrimonio, clave para la sostenibilidad medioambiental

REPATRIACIÓN DEL TALENTO: CÓMO ATRAER Y DESARROLLAR EL CAPITAL HUMANO

En una economía global, parece clave crear un buen entorno para mejorar el posicionamiento de un país o una empresa con el fin de atraer y desarrollar el talento. Pero, ¿cómo lograrlo? Francisco Muro, presidente de la consultora Otto Walter, explicó en el foro mundial del talento Ágora Talentia varias fórmulas para conseguir que un país resulte más atractivo. En primer lugar, sin inversión no se puede atraer al mejor capital humano. El caso de la gélida ciudad de Edmonton (Canadá) sirve para entender que dinero y talento deben ir de la mano: el 50% del IVA de aquella región se destina a investigación y educación. El autor del bestseller El pez que no quiso evolucionar destaca que “el talento llama al talento” y, para ello, resulta capital “hacer la vida fácil al talento para fidelizarlo y retenerlo” donde  se le expatríe. Así, Relocations España, una de las consultoras pioneras en movilidad internacional, revela en un estudio sobre  rendimiento y eficiencia que “en la gestión del talento de una organización, la repatriación es un valor estratégico clave: el 85% de los profesionales expatriados, a falta de un plan de carrera, termina relocalizando su talento en otras compañías”.

 

MOVIMIENTOS MIGRATORIOS: LA INMIGRACIÓN ILEGAL, MENOR DE LO PREVISTO

Un estudio llevado a cabo en doce países comunitarios y financiado parcialmente por la Comisión Europea revela que el número de inmigrantes ilegales que hay en Europa es con toda probabilidad menor de lo que se pensaba hasta el momento. El análisis, realizado dentro de un proyecto que lidera el think tank alemán Hamburgisches WeltWirtschafts Institut, concluye que la cifra oscila entre 2,8 y 6 millones. Hasta ahora, este número se había estimado por encima de 8 millones. Además, los expertos consideran que el número está en descenso y subrayan la importancia de distinguir entre residentes ilegales y trabajadores ilegales, ya que cada uno impacta de forma distinta en su entorno. El proyecto de este think tank se basa en una nueva metodología desarrollada para obtener datos más fiables sobre las migraciones en Europa con el fin de dar apoyo a futuras políticas e investigaciones sobre este tema.

 

ECONOMÍA DOMÉSTICA: EL MATRIMONIO, CLAVE PARA LA SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

Muchos estudios han atestiguado que la crisis económica que están atravesando los países desarrollados ha provocado que el número de divorcios deje de crecer tan rápido como hasta ahora, debido al elevado coste que origina este proceso. Precisamente, la Universidad de Michigan publicó el año pasado un informe que investiga las consecuencias económicas y medioambientales de los divorcios. Cuando una pareja se separa y vive independientemente, su decisión supone un aumento directo del consumo de recursos (se duplican los hogares: amueblarlos, procurarles energía, agua…), hace un uso ineficiente de las viviendas y el territorio y, en definitiva, repercute en una contribución neta al deterioro del medioambiente. Los investigadores Jianguo Liu y Eunice Yu concluyen que “a medida que se enfrían las relaciones personales, tomamos decisiones que calientan el medioambiente y no sólo el hogareño”. Por primera vez, la dinámica del hogar se ha estudiado desde el punto de vista de su impacto medioambiental y principalmente al combinar dos variables: la curva ascendente de divorcios en el mundo (menor durante la recesión) y el crecimiento  más rápido del número de viviendas que la población.

Share This