El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, afirmó ayer que los efectos de la guerra en Ucrania van a suponer “un incremento adicional de las tensiones inflacionistas” y ha avanzado que en marzo se va a registrar un dato “particularmente negativo, un repunte de la inflación muy significativo”.

Así, y a la espera de la publicación hoy del dato avanzado del IPC de este mes, la vicepresidenta primera y titular económica, Nadie Calviño, ha confirmado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros estar “totalmente de acuerdo” con las previsiones del gobernador sobre una inflación arrastrada por la “tendencia alcista de la guerra y el efecto base”.

“Dado que nos encontramos ante un shock de oferta, la medida adecuada no puede ser en ningún caso a una bajada generalizada de impuestos que lleve a un estímulo fiscal de la economía”, añadió.

Impacto económico

Por otro lado, el Banco de España ha hecho una valoración de la política económica como plan de choque a la crisis enflacionista y frente al impacto de la guerra en Ucrania. El banco central, en el apartado de política fiscal nacional pide focalizar las medidas en los hogares, empresas y sectores más vulnerables, de forma temporal y selectiva.

Además, para esquivar una espiral de precios, valora evitar el “uso generalizado” de la indexación automática de rentas al IPC, donde se incluirían las pensiones.

En este sentido, Hernández de Cos explicó durante el desayuno informativo organizado por la Institución Futuro, que estas medidas “deben acompañarse de un diseño temprano y, una vez que la recuperación esté asentada, de la implementación de un programa de consolidación a medio plazo que permita reducir gradualmente el elevado endeudamiento público”.

 

Acceso a la noticia íntegra

Share This