Diario de Navarra, 4 de noviembre de 2005
“Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la sanidad”
Casi cuatro de cada diez navarros aceptarían pagar por algunos servicios sanitarios siempre que el coste fuera asequible. Así se desprende de una encuesta realizada a final de 2004 por la Institución Futuro sobre las «Opiniones y actitudes de la sociedad navarra hacia la sanidad».
Al parecer, el copago de algunos servicios sería mejor aceptado que una subida de impuestos, medida rechazada por el 74% de los navarros. La mayoría de la población, un 89,3%, considera importante controlar el gasto sanitario siempre que no afecte a la calidad. Los navarros califican la sanidad con un 7,24 y la mayoría cree que es mejor que en otras comunidades a pesar de las listas de espera, excesivas para el 80%.

El estudio ha sido realizado por Fernando San Miguel, investigador de la Institución Futuro, en colaboración con el profesor Vidal Díaz de Rada, de la UPNA. Para su elaboración se utilizó una muestra de 300 personas mayores de edad de toda Navarra.
Según San Miguel, la sanidad pública se valora de forma positiva por parte de los ciudadanos y un 84,9% cree que es mejor que en otras Comunidades Autónomas. La percepción sobre el futuro también es positiva ya que el 76,7% opinan que la atención sanitaria será mayor y un 82,7% cree que el Servicio Navarro de Salud ofertará nuevos tipos de tratamiento.

Sin embargo, la encuesta revela que los ciudadanos ven problemas. Así, un 80% consideran que las listas de espera son demasiado largas y, de cara al futuro, algo más de la mitad opina que serán mayores. En este sentido, la encuesta pone de manifiesto que un 37,3% de los ciudadanos prefieren acudir a centros privados para determinados tratamientos.

El gasto sanitario

El estudio ha hecho hincapié en las opiniones relacionadas con el gasto sanitario y su control. «De forma mayoritaria, los ciudadanos no están dispuestos a soportar costes añadidos para contribuir al control del gasto sanitario», apuntó San Miguel. Y eso que la inmensa mayoría, un 89,3%, considera que es preciso controlar el gasto sanitario, siempre que no afecte a la calidad, y casi la mitad de los ciudadanos cree que el gasto es elevado.

No obstante, añadió San Miguel, los ciudadanos consideran que la tarea de control debe depender en exclusiva de la Administración aunque, según el estudio, no se percibe claramente que esta necesidad sea una de las prioridades del departamento de Salud.

A la hora de contribuir para buscar soluciones parece que la medida del copago en algunos servicios sería mejor aceptada que una subida de impuestos. Así, el 37,7% aceptaría tener que pagar por algunos servicios, siempre que fuese asequible, mientras que sólo un 26% vería con buenos ojos una subida de impuestos para mantener el nivel actual de prestaciones. La reducción de alguna prestación sanitaria con objeto de bajar el gasto sería la medida más rechazada, ya que sólo el 14,3% de los encuestados lo admitiría.

Fernando San Miguel indicó que los habitantes de Pamplona, los más jóvenes y los de mayor nivel educativo son los grupos que estarían más dispuestos a asumir cierto tipo de coste para financiar la sanidad. Así, un 48,8% de los jóvenes entre 18 y 30 años estaría dispuesto a pagar por algunos servicios mientras que este porcentaje se reduce al 27,9% entre los mayores de 65 años.

De hecho, el estudio refleja que un 57,7% de los ciudadanos son conscientes de que en el futuro habrá que pagar más por la sanidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines