NavarraConfidencial.com, 16 de abril de 2019

Continuando con su saga de análisis sobre la eficiencia del gasto presupuestario de la administración foral, Institución Futuro centra el contenido de su último análisis en la Educación. Educación, como indica el informe, es una de las principales partidas de cualquier presupuesto autonómico. A lo largo del trienio 2016-18, tomando como referencia el último Presupuesto de UPN, la partida para este departamento ha acumulado un total de 176 millones de gasto adicional presupuestado (un 17% de todos los nuevos recursos), siendo el principal gasto público solo por detrás de Sanidad y Derechos Sociales.

Más gasto, pero también más estudiantes

¿Qué impacto han tenido estos incrementos de gasto? A modo de primera valoración, Institución Futuro subraya que en el aumento del gasto de este Departamento hay que tomar en cuenta el incremento del número de estudiantes en el sistema educativo navarro, pues desde 2015 se ha registrado un aumento de dicho número muy cercano al 4%. Así, si en el curso 2014-15 fueron 109.284 estudiantes quienes se matricularon en estudios no universitarios, en el último curso, 2017-18, la cifra se fue hasta los 113.706. En el caso de los universitarios, las cifras apenas han variado entre esos cursos. De este modo, por el aumento del número de estudiantes, cabría concluir que el gasto educativo por estudiante realmente ha crecido algo menos de lo que pudiera pensarse a primera vista.

 

x

Los recortes encubiertos del cuatripartito

El informe no lo menciona, pero también cabría tomar en cuenta que la partida presupuestaria de Educación en 2018 (655 millones) es por ejemplo inferior a la que se reseña en los Presupuestos de 2010 (677 millones). Habría que tener en cuenta además la inflación, por lo que para pagar en 2018 lo que en 2010 costaba 677 millones ahora habría que pagar 707 millones. Es decir, en realidad el presupuesto de Educación en Navarra representa un recorte respecto a los Presupuestos de los tiempos pre-recortes. O lo que es lo mismo, el gobierno del cambio no ha hecho nada distinto al anterior gobierno, al punto que aún a día de hoy, en plena recuperación y tras subir los impuestos, sigue sin recuperar el nivel de gasto educativo al equivalente de 2010. ¿Cómo reprochar los recortes del anterior gobierno si aún hoy los niveles de gasto suponen un recorte respecto a aquellos? ¿Cómo hubiera evitado el cuatripartito recortar en plena crisis si aún hoy de hecho está recortando?

 

Aumenta el abandono escolar

A falta de un informe PISA que ofrezca alguna pista adicional sobre la evolución del sistema educativo, Institución Futuro sí señala que, pese al aumento de gasto, un indicador relevante que se ha deteriorado durante esta legislatura es el de la tasa de abandono escolar, a diferencia además de lo que ha sucedido en el resto de autonomías durante todo este tiempo. A obtener peores resultados con más recursos es a lo que se le suele llamar mala gestión.

x

X

Otro dato llamativo del informe es la distribución del gasto educativo, correspondiendo el 61% a los gastos de personal. Suele argumentarse contra los recortes significativos que poco menos que resultan imposibles, porque casi todo el presupuesto se lo llevan Sanidad y Educación. Sin embargo, como vemos, buena parte de ese gasto corresponde a gastos de personal, cuando al mismo tiempo existe una importante brecha salarial entre los empleados del sector público y el privado. También podría citarse el caso de que, por motivos políticos, en ocasiones se decide que haya clases en ciertos lugares y para ciertos modelos lingüísticos aunque la demanda sea de 4 alumnos.

 

 

El informe concluye considerando que “se ha realizado una gestión agresiva en asuntos como el PAI, las becas o las oposiciones al departamento, que sólo han servido para generar controversia e incluso crispación, dejando fuera del foco los muchos aspectos positivos de nuestro sistema educativo y aquellos relevantes necesitados de mejora”. Institución Futuro señala que la principal preocupación que hemos de tener por el sistema educativo es la de hacer del mismo un mecanismo igualador de oportunidades y generador del capital humano del que dependerá la prosperidad futura de nuestra sociedad. Por ello anima a todas las fuerzas políticas a la búsqueda de “grandes acuerdos o pactos que contribuyan a la solidez y la adaptabilidad de nuestro sistema educativo, aislándolo de disputas políticas de corto plazo”. Las reformas del sistema educativo, termina, “no pueden surgir de la improvisación. Han de hacerlo de la seriedad y el rigor en el análisis de las mejoras necesarias”. Podría añadirse que la reformas educativas deberían tener siempre como referencia la libertad de las familias, no las filias ni las fobias de las formaciones políticas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines