Lunes 6 de febrero, 19 horas, sede de Institución Futuro
Javier Blas, periodista de Expansión y Financial Times
Javier Blas Otín es periodista especializado en economía internacional y corresponsal en Londres del periódico ‘Expansión’. Escribe además para el Financial Times sobre petróleo y economía; sus artículos se han publicado también en ‘Les Echos’ (Francia), ‘FT Deutschland’ (Alemania), ‘Los Angeles Times’ (EEUU), ‘Miami Herald’ (EEUU) y ‘El Universal’ (México).
La exposición del periodista, enmarcada en el ciclo de encuentros organizados por Institución Futuro, repasó el lunes, 6 de febrero, las previsiones económicas para el 2006 y analizó de forma pormenorizada las economías de los principales países mundiales. Según Javier Blas, las perspectivas son positivas, dado que Estados Unidos sigue siendo el motor de la economía mundial y China e India lideran la expansión de los países asiáticos. Europa también contribuye al crecimiento, aunque en menor medida por el estancamiento alemán y Rusia, Latinoamérica y Oriente Medio avanzan a buen ritmo debido al alto valor de las materias primas que poseen. Si en 2005 el crecimiento global fue del 4%, en 2006 se espera que alcance el 4,5%, porcentaje que dependerá en buena medida del precio del petróleo.

Es precisamente el alto precio del petróleo, por encima de los 60$, lo que en teoría podría hacer peligrar las economías de ciertos países. Sin embargo, Blas apuntó que antes los elevados precios de esta materia prima conllevaban casi siempre una recesión económica, mientras que ahora “la economía sigue creciendo con fuerza”. Mencionó a la empresa navarra Comansa como ejemplo de compañía a la que en los años 70 y 80 le afectaron de forma negativa los altos precios del petróleo y que sin embargo ahora sabe cómo defenderse. “Una subida del precio del petróleo suponía antes un aumento salarial que disparaba la inflación y reducía la competitividad”, pero esa relación se ha roto.

El periodista indicó que no habrá más petróleo barato y que su extracción resultará cada vez más problemática por encontrarse los principales yacimientos en países “complicados”. En este contexto, calificó a Irán de “país con el mayor riesgo geopolítico para el crecimiento económico mundial”. “Si se atacara Irán, el precio del petróleo subiría a 100 $ porque nadie podría suplir su producción”, añadió. A la pregunta de cuándo se acabará el petróleo, respondió que “el problema no es la escasez de esta materia prima, sino la dificultad de su producción, ligada a la inversión y a la geología”. Además, descartó las energías renovables como alternativa inmediata al petróleo: “a día de hoy, el sector transporte aún no puede funcionar con energía eólica”.

Respecto a los tipos de interés, Blas no descartó una nueva subida por parte del Banco Central Europeo, después de la acontecida en diciembre de 2005. “Sería previsible que Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, subiera los tipos al 2,5%. Incluso se podría llegar al 3 ó al 3,5%, pero no más”.

Análisis por países
Por países, la economía estadounidense va razonablemente bien, “muy bien si la comparamos con la Unión Europea”. Así lo confirma la previsión de crecimiento del 3,5% para 2006, lo que le permite a su economía continuar siendo líder mundial. El precio de la vivienda se está frenando, el paro se encuentra por debajo del 5% y las empresas invierten con intensidad. Los tipos de interés, ahora al 4,5%, no subirán más del 5%, “porque se espera que la nueva presidencia de la Reserva Federal, con Ben Bernanke al frente, sea más suave que la de Alan Greenspan”. El gran problema estadounidense, el déficit por cuenta corriente de más del 6% del PIB, podría provocar una caída del dólar.

La comparación de crecimiento entre Estados Unidos y la zona euro pone de manifiesto el poder americano: EE.UU. ha crecido más que Europa en los últimos diez años a excepción de 2001, cuando ocurrieron los ataques terroristas. De media, Estados Unidos creció un 3,5% mientras que la zona euro, sólo un 2%.

De Alemania, comentó que 2006 puede ser su mejor año en toda la década. “No sólo el sector exterior va bien, sino también la inversión y el sector privado”. La llegada de Angela Merkel a la cancillería alemana ha impulsado la confianza de los inversores, pero los problemas que se apuntan para el 2007 son la subida del IVA y la reducción del déficit fiscal, que en la actualidad asciende al 3,5%. Blas señaló que Alemania, aun sin atravesar su mejor momento económico, ha seguido dando consejos, a los países del Este de Europa. “Con ironía, estos países han apuntado que sería mejor que Frankfurt se dedicara más bien a aconsejar a Berlín”.

Las elecciones que tendrán lugar en Francia en 2007 aseguran que nadie propondrá antes un programa de reforma económica, que por otra parte resulta muy necesario. “El gran problema francés radica en que a diferencia de Alemania, donde el sentimiento de que existen problemas en la economía está presente, esa idea aún no ha calado en Francia”, indicó Blas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines