Boletín 7 días, CEN, 24 de noviembre de 2006
Con la intervención de Inocencio Arias, cónsul general de España en Los Ángeles
Inocencio Arias, cónsul General de España en Los Ángeles, quiso compartir en CEN 7 días su análisis al panorama internacional actual y la problemática en torno a un rearme atómico.
C7d.- El desafío nuclear de Corea del Norte e Irán ha dado lugar a otra etapa del debate sobre el papel de la ONU como garante del orden internacional. ¿Hasta qué punto es posible convencer a los países de que cesen en su rearme nuclear? Desde su punto de vista, ¿a qué responde la necesidad que sienten muchos países por aumentar su capacidad armamentística?

Es complicado. Se ha abierto la ‘caja de pandora’ y va a ser difícil pararlo. Corea ha hecho la primera prueba nuclear, no ha habido una reacción clara de la Comunidad Internacional precisamente por la división que hay en la Comunidad Internacional y ahora Irán lo realizará inevitablemente. Puede tardar dos, cuatro o seis años, pero el próximo será Irán y esto puede desencadenar una pequeña carrera, porque pueden aparecer de nuevo países como Egipto, o Brasil o países que han desistido a tenerla como África del Sur o Ucrania, que quieren de nuevo tenerla. Esta situación no tiene muy buen aspecto.

En cuanto a la necesidad de muchos países de aumentar su capacidad armamentística existen muchas razones. La primera es que te da estatus, como, por ejemplo, en el caso de Irán. Irán es un país con unas pretensiones hegemónicas en la zona y el arma nuclear les da estatus, les da prestigio y luego por otra parte piensan que tienen una capacidad de defensa mucho mayor, porque piensan que con el arma nuclear es más difícil que sean atacados; es decir, hay una mezcla de ganas de tener estatus y de elemento disuasorio frente a cualquier ataque.

C7d.- Por otro lado, y teniendo en cuenta alguno de los últimos episodios en la escena política internacional (la desobediencia, por llamarla de alguna forma, de EEUU en el caso de Israel o la divergencia mostrada por Rusia en el caso de Irán), hasta qué punto podría afirmarse que el Consejo de Seguridad y la ONU están perdiendo prestigio?

EEUU protege a Israel y, en mi opinión, con frecuencia excesiva, y lanza el veto defendiendo a Israel pero está dentro de las facultades que tiene EEUU o Rusia o Francia dentro del Consejo de Seguridad. Lo que ocurre es que el Consejo de Seguridad es un órgano anticuado, poco democrático, en el que cinco países tienen un poder inmenso, omnímodo, frente a otros. Por lo que esta situación conduce a un desprestigio claro de las Naciones Unidas.

C7d.- En un artículo publicado recientemente por usted en la Estrella Digital, considera que “Estados Unidos, con el atasco de Iraq y un Congreso no controlado ya por el partido de la Administración, no parece que se pueda embarcar en una nueva empresa intervencionista por mucho que la nuclearización de un Gobierno controlado por los ayatolás preocupe a Israel”. ¿En qué medida es posible erradicar, de alguna manera, los comportamientos unilaterales que dinamitan la unidad de la ONU?

Las grandes potencias actúan como las pequeñas siempre de acuerdo a sus intereses. Si una gran potencia se ve amenazada va a actuar independientemente la ONU. En el caso de Irak ha sido EEUU y en el futuro más potencias se comportarán de un modo similar, pero esto por supuesto socaba el principio de la armonía internacional y de lo que es la filosofía de la ONU.

C7d.- ¿Qué papel desempeña la diplomacia en el marco de la nuclearización de los países?

La diplomacia fue la autora del tratado de no proliferación, que es un tratado imperfecto, pero que limitaba el número de países que planteaban el arma. El tratado de no proliferación decía sustancialmente dos cosas: Hay cinco potencias nucleares que a las cinco naciones del Consejo de Seguridad vamos a intentar que esto no prolifere, no vaya a más. Y que estas cinco en compensación vayan reduciendo su armamento nuclear.

Esta segunda parte se ha cumplido sólo parcialmente, han reducido su armamento nuclear en cierta medida, no todo lo deseable, pero la otra parte no se ha cumplido. Ha habido otros tres estados que accedieron al arma nuclear pero que no habían firmado el tratado, como es el caso de Pakistán, la India e Israel, pero es que además otros países que la habían firmado, como Corea del Norte e Irán, se han embarcado en esa aventura. Irán manifiesta, por ahora, que con fines pacíficos y con fines civiles, pero los incumplimientos de Irán a este terreno y la burla que ha hecho de la Agencia Internacional de la Energía hacen pensar que detrás de ello hay un propósito por el arma nuclear.

La diplomacia funcionó bien, aunque logró un tratado imperfecto pero bueno, tendiente al desarme parcial, pero luego como siempre la voluntad del gobierno se ha impuesto sobre la diplomacia.

C7d.- ¿Hasta qué punto puede considerarse que el número de países nuclearizados irá en aumento?

En el momento en que se ha abierto esta situación, como es el caso de Irak, se pueden suceder otros países como, por ejemplo, el caso de Egipto pero podría ser otro país como Arabia Saudita. En el momento en el que el primer iberoamericano lo tenga, cualquier país limítrofe que no tenga una diplomacia tradicional no totalmente acorde con el que la tiene, se embarcara en ella. Veremos pronto a unos 15 ó 16 países que tendrán un arma nuclear, lo cual no es bueno.

C7d.- ¿Cómo calificaría la presencia empresarial española en Corea del Norte e Irán?

No estoy muy familiarizado con esta situación pero imagino que la presencia será muy reducida. La situación en Corea del norte debe ser nula o reducidísima y la de Irán se puede decir que hay más empresas españolas, pero con todo ello debemos ser el séptimo u octavo país a nivel europeo.

C7d.- ¿En qué medida puede evitar la ONU la huida de empresas que representa de territorios económicamente inestables como Corea del Norte e Irán?

La ONU no puede evitar que las empresas el dinero acuda a sitio seguro. En un país en donde la estabilidad no parece evidente o decrece la estabilidad, deben tener la idea de que las empresas se marchan, eso sin ninguna duda. La ONU ni está creada para impedirlo ni puede impedirlo.

Share This