Acceso al audio

Ana Yerro, directora de Institución Futuro, colabora en la sección de “La firma”, del programa “ La Brújula de Navarra” de Onda Cero Navarra, dirigido por Javier Saralegui.

Si algo positivo se puede aprender del confinamiento sufrido a raíz del coronavirus es todo lo que se puede avanzar en el terreno laboral a través de las nuevas tecnologías. Por ejemplo el teletrabajo, que hasta hace poco era la excepción, ha venido para quedarse.

La ansiada desescalada en Navarra está permitiendo que las empresas se reactiven. Pero con los niños aún en casa, y sin visos de retomar las clases presenciales hasta el curso que viene, se está poniendo de manifiesto, una vez más, lo poco preparada que está nuestra sociedad para la conciliación.

En el confinamiento las familias, entre las que me incluyo, hemos tenido que hacer auténticos malabarismos para poder trabajar y cuidar de nuestros hijos, ayudar con las tareas, entretenerles… Y ahora, tanto si se teletrabaja como si se acude al puesto de trabajo, esta tarea se plantea aún más complicada.

Si no se aprueban medidas de apoyo a las familias en esta área, me temo que de poco servirá el teletrabajo o cualquier otra fórmula laboral que no tenga en cuenta a los niños, unos de los grandes damnificados en esta crisis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Suscríbete a nuestros boletines