Accede a la noticia
La presidenta del Gobierno de Navarra dice que hay “luz al final del túnel” aunque quedan meses complicados.
La presidenta del Gobierno foral, María Chivite, en una rueda de prensa. EFE/ Jesús Diges
La presidenta del Gobierno foral, María Chivite, en una rueda de prensa. EFE/ Jesús Diges

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha afirmado que los datos de contagios de los últimos días parecer señalar “la luz al final del túnel“, aunque ha destacado que, hasta que haya una vacuna, quedan “meses complicados”.

Chivite, quien ha participado en el webinar “Navarra en la encrucijada: del Plan Reactivar a los fondos Next Generation”, organizado por Institución Futuro y el Círculo de Navarra, con la colaboración de Navarracapital.es, ha asegurado que la pandemia “supone un reto histórico” que va a tener “un enorme impacto social”.

La presidenta ha manifestado que, hasta que no esté disponible una vacuna, “tendremos que convivir con este virus” y ha apelado a la responsabilidad colectiva, ya que “no podemos permitirnos una situación como la que tuvimos en marzo y abril”.

Tras recordar que Navarra es la comunidad que más pruebas de detección del virus realiza, la presidenta ha considerado que más adelante quedará de manifiesto que en la Comunidad foral “éramos conscientes de la realidad que teníamos, no así el resto de comunidades”.

También ha querido reivindicar a la clase política “en estos meses duros, inciertos, complejos” y ha aseverado que los grupos parlamentarios “han demostrado estar a la altura de la situación y lo que la ciudadanía nos pedía”. Ha recordado que todos los decretos de medidas contra la pandemia han sido aprobados sin votos en contra.

Chivite ha comentado que en Navarra “cabemos todos y todas, este Gobierno entiende la pluralidad como una fortaleza y no como una debilidad”, por lo que no acepta vetos.

Ha apelado al conjunto de la ciudadanía navarra a que “sigamos trabajando con altura y con compromiso con Navarra”.

También ha subrayado que no oculta su preocupación por “la utilización política de la pandemia” y ha indicado que “el virus no tiene ideología, no milita en ningún partido político” y “es dañino para las personas, vivan donde vivan”. 

 

Share This