Acceso a la noticia

De una pandemia a una guerra. El tránsito de Europa en el año que termina ha sido de todo menos liviano. ¿Qué deparará 2023 con esas llamas y brasas en un año electoral? ¿A qué retos hay que hacer frente? Reunimos a seis navarros de diferentes ámbitos profesionales en la Fábrica de Gomas de Pamplona. Miradas desde lo global a lo local; avance de impresiones a modo introductorio.

Primer nombre propio: el del economista y profesor de la UPNA Juan Carlos Longás, que considera que desde un punto de vista académico 2023 “va a ser como poco interesante” por la complejidad del momento: inflación, conflictos internacionales y unas redes globales de producción “dislocadas como consecuencia de la pandemia”. Lamenta que en este contexto en gran medida “la política se haya convertido en una guerra de eslóganes y argumentarios pobres y de muy escaso contenido”, incluso con “mentiras, en tribunas institucionales”. Lo dice pensando sobre todo en el Congreso. “Si no saben que lo son, el nivel de estulticia es muy grande, y si lo saben, el pecado es aún más gordo”.
Este exparlamentario considera significativo que el Gobierno tenga “el apoyo de todos los grupos del Parlamento menos uno”. Considera “un valor” que el Parlamento de Navarra “siempre ha estado muy fragmentado, y aplaude que el umbral de entrada esté en el 3% “en lugar del 5% más habitual, y salvaje para las minorías”. A su juicio, a más fragmentación, “más necesarios son los acuerdos y mayor el grado de consenso social”.

“Se decía que saldremos mejores, yo creo que hemos salido más egoístas, más individualistas y más gilipollas, con perdón de la palabra”, lamenta el periodista de ETB, Amaiur Elizari, que en general echa en falta más “humildad”. Ante el desafío del cambio climático, por ejemplo, donde 2023 traerá restricciones de movilidad en ciudades de más de 50.000 personas, observa un “modelo desgastadísimo” y demanda “darle la vuelta al calcetín”.

Formulación que no comparte el decano del Colegio de Sociología y Politología de Navarra Manuel Rodríguez. “Un cambio de paradigma total exige voluntad, tiempo, posibilidades y tener en cuenta los contextos. No es fácil”. Cree más realista “ir haciendo pequeños cambios”, “favorecer empleo de más calidad”, o “dignificar lo que va a ser el gran nicho de empleo, el cuidado de las personas, casi todo ahora en la economía sumergida”. Rodríguez recuerda que en 2022 la eventualidad, “que era sagrada, se ha corregido y se ha creado empleo”, y que algo parecido ha pasado con el salario mínimo. Respecto al cambio demográfico en Navarra, es contundente. “Aquí o vienen, no ya 10.000 ni 20.000 inmigrantes, sino muchísimos más, o esta economía no se sujeta. La generación del baby boom se está jubilando y se va a paladas”.

Mientras, José María Aracama, presidente del think tank Institución Futuro, subraya que “llevamos meses y meses con un saldo negativo de empresas de Navarra que se están yendo; es la comunidad que más empresas pierde, junto a Catalunya, y antes era todo lo contrario” Aracama reclama una “fiscalidad competitiva” y más ambición en la Comunidad Foral. “Cuando nos comparamos con otras regiones españolas siempre aparecemos en los primeros lugares, pero nos tenemos que posicionar con el resto del mundo”. Cree que ahí “vamos un poquito hacia atrás”, y reclama mejoras en las infraestructuras, “donde salimos bastante perjudicados”. Longás no está “del todo de acuerdo”, y habla del TAV. “Con un despliegue radial, de la manera que se hace, a quien favorece es al nodo principal. Hay algún estudio en Alemania que lo muestra”.

Ucrania en la retina Para la periodista de Navarra Televisión Ainhoa Hernández, “ya no nos afecta” lo que pasa a la población ucraniana. Denuncia que hay familias refugiadas pidiendo asistencia en ONGs porque no tienen para comer. “Creo que estamos ahora más preocupados por lo que nos afecta a nuestro bolsillo”, dice. Respecto a la calidad del discurso político, coincide con Longás al criticar su falta de nivel. E incide también en la necesidad de trabajar por el Estado del Bienestar, singularmente en la sanidad pública.

 

Share This