Sobre presupuestos, contribuyentes y valor

Sobre presupuestos, contribuyentes y valor

NavarraCapital.es 21 de noviembre de 2018
Ana Yerro, directora general de Institución Futuro

“El contribuyente es una persona que trabaja para el Gobierno, pero sin haber hecho las oposiciones a funcionario”, dijo en su día Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos. La cita puede parecer, según se mire, una obviedad, pero como ciudadanos que pagamos nuestros impuestos nunca deberíamos olvidar que el dinero público no pertenece a quien lo administra, sino a los contribuyentes.

Institución Futuro ha estudiado el volumen de recursos disponibles en el trienio 2016-2018 comparándolo con el de 2015, último año de la legislatura anterior, y sirviéndose de la única fuente fiable: los Presupuestos Generales de Navarra de las fechas mencionadas.

El análisis ha revelado que el cuatripartito ha contado con 1.037 millones de euros para hacer sus políticas con el dinero, insisto una vez más, de todos los navarros. De esos más de mil millones, 219 se han obtenido de la reforma fiscal aprobada por el gobierno, una reforma que se ha sustentado en un claro afán recaudatorio y que no solo ha afectado a las clases sociales altas.

Para Adam Smith, “El único presupuesto bueno es el presupuesto equilibrado”. Quizá más de un político se eche las manos a la cabeza ante la afirmación del ilustre economista escocés. ¿Cómo no endeudarse si la Administración Central así lo permite?

El cuatripartito ha seguido en la senda de endeudamiento, estrategia nefasta si se tiene en cuenta que ha gobernando en un momento óptimo del ciclo económico, y que gozaba de unas condiciones económicas muy favorables para haber comenzado a equilibrar las cuentas. Sin embargo, ha sucedido todo lo contrario: el volumen de deuda pública se ha incrementado en más de 400 millones de euros.

PRECIO VS VALOR

“El precio es lo que pagas. El valor es lo que recibes”, en opinión del inversor y empresario estadounidense Warren Buffett. Está claro que mantener los servicios públicos y, en conjunto, el funcionamiento de la Administración tal y como la conocemos tiene un precio. En el caso de Navarra, los PGN ascienden aproximadamente a 4.000 millones de euros anuales. ¿Sale cara la prestación de dichos servicios?

Se podría pensar que la existencia de los recursos extra antes mencionados supone una buena noticia y, por tanto, se han de invertir en mejorar la calidad de los servicios públicos. Pero no se puede olvidar, tal y como se recoge en la afirmación de W. Buffet, que si bien el precio es lo que se abona, el valor, elemento fundamental para evaluar la eficacia de la prestación, consiste en lo que se recibe.

Y lo que merece la pena analizar, e Institución Futuro lo hará en las próximas semanas y meses, es si el valor que reciben los ciudadanos por el precio que pagan por los servicios públicos es el adecuado. Mucho me temo que varios indicadores apuntan a que, en Navarra, se ha gastado más, pero no se ha gastado mejor, hecho que ha repercutido en un peor valor para el usuario final. Seguiremos informando y concretando.

Queremos saber tu opinión

Password: