Luces y sombras de la economía española. Examen ante el 2007

Luces y sombras de la economía española. Examen ante el 2007

Jueves, 18 de enero de 2007, 19 horas, Salón de actos de la Cámara Navarra de Comercio e Industria
Juan Velarde, Consejero del Tribunal de Cuentas

La conferencia, celebrada el 18 de enero en la sede de la Cámara Navarra de Comercio e Industria, inauguró el ciclo organizado por Institución Futuro de Conferencias Liberales, que contará en los próximos meses con Pedro Schwartz, Cristóbal Montoro y Juan Iranzo, entre otros.

Juan Velarde analizó la situación económica actual y destacó que España se encuentra en el octavo puesto de las naciones más industrializadas, lo que implica que las tasas de desarrollo de la economía española son muy altas. “Además, la distribución personal de la renta española es igual que la de Francia y más igualitaria que la de Inglaterra, Italia o Estados Unidos”, lo que el ponente interpretó como un claro signo de que España ha dejado de ser diferente para pasar a ser un país más de Europa. El Catedrático de Economía declaró su optimismo hacia la economía navarra, de la que dijo “está en la cumbre de las regiones europeas” pero señaló que “aunque ahora se están desarrollando bien ciertos sectores, como el de la automoción, hay de pensar en el futuro y transformar la economía”. Así, habló de la necesidad de llevar a cabo una tercera revolución industrial con el consiguiente desarrollo de la bioquímica, la biomedicina y la robótica. El ponente apuntó varios datos negativos sobre la economía española. Indicó que el PIB por habitante descendió de 22.600 euros en 2005 a 21.500 en 2006. “Esto significa que la economía española crece mucho, pero que la población aumenta aún más, debido sobre todo a la inmigración”. En este contexto, recalcó que la población inmigrante se ocupa de cuestiones de baja productividad, lo que no empuja al conjunto de la economía española y hace que ésta sea menos competitiva”. El Consejero del Tribunal de Cuentas subrayó que, aunque se espera que el sector público tenga un ligero superávit, lo preocupante es que el gasto público es muy alto y, en vez de intentar reducirlo, se financia a través de una alta presión tributaria, “más alta que en Canadá, Australia, Irlanda, Suiza, Estados Unidos y Japón”. Velarde recordó que “las empresas, como consecuencia del funcionamiento del sistema globalizado, no se establecen en los lugares donde crece la presión tributaria”. Problema energético La energía fue otro de los problemas detectados por el ponente. “Para que cualquier economía se desarrolle, necesita energía abundante, barata y de buena calidad, sin embargo España tiene una dependencia de energía primaria del exterior de en torno al 84 por ciento, una cifra peligrosa”. Así, el ponente abogó por la energía nuclear y por una renovación del modelo energético español, “que requerirá una gran inversión y llevará varios años”. Velarde indicó que España necesita tener un alto desarrollo tecnológico, con el que en la actualidad no cuenta. Además, insistió en que “toda la población activa, y no sólo los empresarios, ha de estar al día en una serie de cuestiones científicas y tecnológicas básicas”. Para ello, defendió el papel fundamental de la educación, que a su juicio es en España muy deficiente. Por último, el Consejero del Tribunal de Cuentas habló de los riesgos del Estado de Bienestar, que en su opinión son elevados. “Varios estudios confirman que el sistema de pensiones es insostenible, con o sin inmigrantes, y que no aguantará más de siete años”. Sin embargo, no parece existir una demanda social colectiva que reclame soluciones, “y los políticos no van a poner remedios dolorosos si la población no los exige”.
Sobre el ponente: Juan Velarde es Catedrático de Economía y Consejero del Tribunal de Cuentas. Es miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas desde 1978 y Doctor “Honoris causa” por las Universidades de Alicante, Oviedo, Pontificia de Comillas, Valladolid y Sevilla. Es además Presidente del Foro Libertad y Calidad de la Enseñanza, Vicepresidente del Patronato de la Fundación Cánovas del Castillo y Socio de Honor de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas. Ha obtenido, entre otros, los premios Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1992 y Rey Jaime I de Economía en 1996. En 2002 fue galardonado con el premio Rey Juan Carlos de Economía.

Añade tu comentario

Queremos saber tu opinión

Password: