La reforma laboral en absoluto ha facilitado más el despido

La reforma laboral en absoluto ha facilitado más el despido

Diario de Navarra, 22 de abril de 2012
Entrevista a Juan Antonio Sagardoy, abogado experto en Derecho Laboral, por Pilar Morrás

El navarro Juan Antonio Sagardoy es uno de los mayores especialistas en derecho laboral. Fundador de la firma Sagardoy Abogados, cuyo despacho madrileño dirige hoy su hijo Íñigo, cree que la reforma laboral va por buen camino.

Considerado el padre del Estatuto de los Trabajadores, que redactó en 1980 para el ministro Calvo Ortega, este pitillés, que el día 24 de abril cumplirá 77 años, aplaude sin complejos la reforma laboral que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy. "Era muy necesaria. Por muchas razones. Por destacar alguna: que desde hace 32 años no se había hecho ningún cambio del Estatuto que merezca el nombre de reforma. Solo eso, cuando ha pasado tanto desde el punto de vista tecnológico, económico y de la propia cultura laboral, ya es una razón poderosa". Este lunes impartió en Pamplona una conferencia sobre la reforma, en la que la entidad organizadora, Institución Futuro, colgó el cartel de "aforo completo" días antes en el salón de actos de la CEN, con capacidad para 150 personas.
Esta reforma le da la vuelta como a un guante al Estatuto que usted redactó en los ochenta.
El Estatuto de los Trabajadores de 1980 tuvo una enorme carga de posibilismo. Estábamos haciendo el camino democrático. Los sindicatos estaban débiles, la CEOE, también. Y se hizo un estatuto que no era un cambio sustancial de la ley de 1944 del franquismo en lo que se refiere al contrato de trabajo.

¿Por el paternalismo?
Por la hiperprotección que había a los derechos individuales de los trabajadores. Distinto es que los salarios fueran bajos, las jornadas largas... La ley franquista hizo un canje de derechos. Usted no va a tener convenios colectivos, no va a tener huelgas, no va a tener sindicación, pero a cambio va a tener una protección muy fuerte del puesto de trabajo en cuanto a las dificultades para el despido.
Se puso una indemnización máxima de 60 días por año y 5 años, cuando en la República la indemnización era de 15 días a 6 meses. Eso produjo un inmovilismo y una rigidez en nuestra legislación que ha supuesto una enorme carga durante 32 años cuando en Europa estaban en otra galaxia. Otro factor de la necesidad de la reforma es que los mercados la pedían a gritos...

Acceso íntegro a la entrevista 

Añade tu comentario

Queremos saber tu opinión

Password: