Institución Futuro critica la “falta de esfuerzos” del Gobierno foral para bajar la deuda pública

Institución Futuro critica la “falta de esfuerzos” del Gobierno foral para bajar la deuda pública

Diario de Navarra, 3 de diciembre de 2018
Achaca a la política “cortoplacista” el incremento en 439 euros de la deuda por habitante en Navarra

La favorable coyuntura de crecimiento económico no ha evitado que la deuda pública de Navarra continúe la trayectoria ascendente iniciada años atrás. Entre 2015 y 2017, la economía navarra creció un 11,2%, según las estadísticas del INE, y la deuda pública por habitante escaló hasta los 5.660 euros, 439 euros más que en el año 2015. Un incremento que Institución Futuro achaca a la “falta de esfuerzos” del cuatripartito por reducir deuda “para aliviar la carga que la misma puede imponer en el futuro, priorizando objetivos de corto plazo sobre los de largo”.

Así lo asegura el think tank en el informe 1.000 millones de nuevos recursos para hacer política en la legislatura 2016-2018, el segundo de una serie de estudios que comparan los presupuestos generales de Navarra del trienio 2016-2018 con el último año de legislatura del anterior gobierno, el de 2015.

Diario de Navarra empezó a publicar el pasado 5 de noviembre los resultados de dicho trabajo que irá completando a lo largo de las próximas semanas. La evolución de la deuda se incluye en el capítulo en el que la entidad cuantifica los incrementos experimentados en el trienio analizado tanto por el lado de los ingresos como por el de los gastos y que se detalla en estas páginas.

En concreto, el think tank cifra en 1.037 millones los recursos adicionales con los que habría contado el Gobierno durante los tres primeros años de legislatura con respecto a los contemplados en el presupuesto de 2015. Recursos procedentes principalmente, asegura, de la favorable coyuntura económica que permitió aumentar la recaudación fiscal (209 millones más vía impuestos directos y 591 millones vía impuestos indirectos), pero, también, de la reforma fiscal que supuso unos nuevos ingresos estimados de 219 millones. Ingresos que, tras ajustes, supondrían 712 millones más.

Recuerda el informe que la reforma fiscal ha afectado no sólo a las rentas altas sino, también, a las medias y bajas. “De acuerdo con las propias estimaciones del Gobierno de Navarra, en la comparativa entre 2015 y 2016 de la recaudación por IRPF, la mitad del incremento de esta la aportan rentas familiares en la horquilla de 20.000 a 70.000 euros”, apostilla.

Nivel de deuda máximo

Institución Futuro fundamenta su crítica a la gestión del cuatripartito en el hecho de que pese a los mayores ingresos tributarios el Gobierno, “deseoso de mayores disponibilidades de recursos”, no tuviera reparo en implementar una reforma fiscal “con objetivos puramente recaudatorios, a la vez que seguía asumiendo deuda”. Y lo explica asegurando que la previsión de ingresos a la baja en el epígrafe de pasivos financieros se debe a la disminución en la emisión de nueva deuda pública, una dinámica que, apostilla, “en ningún caso implica una reducción de la deuda total, sino un descenso en el ritmo de emisión de nueva deuda”.

Según esta entidad, “el Gobierno actuó manteniendo el nivel de deuda máximo indicado por la Administración central para cumplir los compromisos europeos”. Una política, concluye, que terminó suponiendo un incremento de la deuda total en cada uno de los tres ejercicios: 125 millones en 2015, 139 millones en 2016 y 167 millones en 2017.

“Aunque las circunstancias macroeconómicas invitaban a ello, el Gobierno foral no ha aprovechado la coyuntura para reducir su endeudamiento y sólo se han previsto amortizaciones de 11 millones de euros más que en el presupuesto de 2015, una cifra relativamente muy pequeña, dado el mayor volumen de ingresos públicos con los que ha contado”.

Recortes en Desarrollo

El informe llama la atención sobre el hecho de que pese al incremento de recursos el Gobierno decidiera reducir el gasto en determinados departamentos. En concreto, en el de Desarrollo Económico y en el de Hacienda y Política Financiera. En el primero, señala el documento, “por la paralización de las obras del TAV que provocaron que no se aplicara el gasto presupuestado en 2015 en ninguno de los tres presupuestos posteriores sin que ninguna otra partida de gasto de ese departamento creciera para compensar la reducción”.

El recorte en Hacienda lo atribuye a factores como los bajos tipos de interés o la mejor situación de las empresas públicas. En conjunto, por esta vía de reducciones de gasto, en los dos departamentos se liberaron, de acuerdo con el análisis de Institución Futuro, 325 millones de euros que sumados a los 712 millones procedentes de los mayores ingresos, conducen a “los 1.037 millones adicionales, previstos y asignados en los presupuestos durante los años 2016, 2017 y 2018”.

Institución Futuro completa su análisis preguntándose por el destino que el Gobierno foral terminó dando a esos recursos adicionales. El resultado muestra, asegura, las prioridades de política fiscal adoptadas por el cuatripartito. “El incremento de gasto público se concentra en las transferencias corrientes (entrega de recursos a beneficiarios sin contrapartida), gastos de personal y gastos corrientes”, se señala en el informe.

Entre los departamentos más beneficiados por ese gasto extra destaca Salud (295 millones de euros), Derechos Sociales (221 millones), Educación (176 millones), Presidencia, Función Pública y Justicia (158 millones) y Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local (147 millones) que se terminaron llevando una parte más que notable de las nuevas disponibilidades en detrimento de los departamentos de Desarrollo Económico y Hacienda.

“El tipo de gasto que se ha realizado en determinados departamentos o la falta de esfuerzos por reducir deuda para aliviar la carga que la misma pueda imponer en el futuro, sugiere que los presupuestos del trienio 2016-18 han priorizado objetivos de corto plazo sobre los de largo”.

Queremos saber tu opinión

Password: