La plantilla de la Administración foral se ha incrementado un 10% en tres años

La plantilla de la Administración foral se ha incrementado un 10% en tres años

Diario de Navarra, 12 de mayo de 2019
Navarra tiene 40,4 funcionarios por cada 1.000 habitantes

Navarra, que ya ocupaba en 2014 la segunda posición en el ranking de las comunidades con más proporción de personas al servicio de la administración autonómica por cada 1.000 habitantes, ha seguido incrementando de forma notable el volumen de su plantilla. En concreto, según los datos que figuran en un informe de Institución Futuro que utiliza datos del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, el Gobierno de Navarra habría ocupado, en promedio, entre 2016 y 2018 a un 10% de personas más que las que empleaba en la primera mitad de 2015.

En ese periodo, señala Institución Futuro, el departamento que tiene entre sus funciones la gestión del conjunto del personal de la administración, el de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, contó con 158 millones de euros más que en 2015 de los que 83 millones de euros se destinaron a cubrir gastos de personal.

Según analiza el think tank, el número de personas que trabajan al servicio de la administración foral (actualmente 28.532) creció entre 2014 y 2017 a un ritmo superior al de otras comunidades y, también, al de la media nacional. La ratio de funcionarios por cada 1.000 habitantes con la que cerró Navarra ese último ejercicio fue de 40,4, cerca de los 43,6 de Extremadura que lidera el ranking. “Cabe preguntarse si este volumen de personas trabajando para la administración foral responde a un tamaño y distribución eficiente de su plantilla”, plantea el centro de pensamiento. En su informe advierte del peligro que supone “sobrecargar” la estructura de la administración en tiempos de bonanza económica debido al “compromiso de gasto” que esto implica y que habrá que mantener “cuando el escenario económico sea menos favorable y los recursos, más escasos, sean más necesarios en otros frentes de gasto”.

El análisis de Institución Futuro es el sexto de una serie de estudios en los que compara los Presupuestos Generales de Navarra del trienio 2016-2018 con los del último año de legislatura del anterior gobierno, el de 2015. Diario de Navarra empezó a publicar el pasado 5 de noviembre los resultados de dicho trabajo. En concreto, el think tank cifra en 1.037 millones los recursos adicionales con los que habría contado el Gobierno durante los tres primeros años de legislatura con respecto a los contemplados en el presupuesto de 2015. Recursos procedentes principalmente, sostiene, de la favorable coyuntura económica que permitió aumentar la recaudación fiscal (209 millones más vía impuestos directos y 591 vía impuestos indirectos), pero, también, de la reforma fiscal que supuso unos nuevos ingresos estimados de 219 millones. Ingresos que, tras ajustes, supondrían 712 millones más.

Más recursos

A diferencia de los anteriores, el sexto informe del think tank no se centra en un departamento concreto. Se trata de un análisis más amplio que estudia tanto el área de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia como el de Relaciones Ciudadanas e Institucionales para entrar en “cuestiones más transversales” relativas a la Administración Pública y a su relación con la ciudadanía. En el análisis que Institución Futuro realiza de los 158 millones de euros adicionales con los que habría contado el primero de esos departamentos pone el acento en los más de 83 millones que se destinaron a cubrir gastos de personal. Una partida que, recuerda, incluye tanto los incrementos retributivos del funcionariado del departamento como las pensiones ordinarias a su personal. Apenas el 12% (19 millones de euros) del incremento presupuestario con el que contó el área en ese periodo se destinó a inversiones reales que, entre otros gastos, incluye el que conllevó la renovación de la flota de vehículos de servicios como bomberos o Policía Foral, necesaria, señala el informe, tras la imposibilidad de acometer ese gasto en los años de recesión económica”. Otros 19 millones (el 12% de los recursos adicionales) se destinaron a gastos corrientes. La partida de activos financieros se llevó los 33 millones restantes, un 21% de los recursos. Esta partida, según se señala en el informe, incluye su vinculación contable con el pago pendiente de la paga extraordinaria de diciembre de 2012.

7,2 millones en comunicación

En el segundo de los departamentos que analiza el think tank, el de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, el aumento de recursos en el periodo analizado (2016-2018) fue mucho menos significativo: 22 millones más que los que hubiera habido disponibles con el presupuesto de 2015. Sin embargo, este organismo asegura que “para completar esos 22 millones en los tres años, el ritmo de crecimiento equivaldría a un 25,3% anual, el mayor de todos los registrados entre los departamentos del presupuesto”.

El informe desgrana las principales partidas a las que se destinó ese incremento de recursos: “1,34 millones a Comunicación y Relaciones Institucionales y 5,22 millones para crear una estructura de la administración responsable de la relación con la ciudadanía”. El centro de pensamiento completa su análisis asegurando que si a estos recursos se suman los 750.000 euros dispuestos para el Servicio de Gobierno Abierto del Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia los recursos adicionales con los que el Gobierno ha contado para dar a conocer las actividades de la administración y comunicarse con la ciudadanía supera los 7,2 millones.

CLAVES

1. Tamaño de la plantilla. Para el think tank hay que analizar si el volumen de personas trabajando para la administración foral responde a un tamaño y distribución eficiente de su plantilla.

2. Estructura “sobrecargada”. Para Institución Futuro, “sobrecargar” la estructura de la administración en tiempos de bonanza económica supone un peligro puesto que es un compromiso de gasto que habrá que mantener cuando el escenario económico sea menos favorable y los recursos, más escasos, sean más necesarios en otros frentes de gasto.

3. Eficiencia. Desde el centro de pensamiento animan a la administración a ser eficiente en el uso de los recursos públicos. Aboga por una “continua rendición de cuentas ante la ciudadanía, basada en la transparencia informativa, en la calidad, veracidad y relevancia de los datos publicados y en la accesibilidad a los mismos”.

Mayor inversión pero “retroceso” en transparencia

“¿Se ha logrado mejorar la comunicación entre la administración foral y la ciudadanía? ¿Es esa comunicación más transparente”. Son dos de las cuestiones a las que Institución Futuro trata de responder en su análisis. Y lo hace acudiendo a los datos que publica Transparencia Internacional. En concreto, a su Índice de Transparencia de las Comunidades Autónomas relativo al año 2016 (el último disponible) en el que Navarra figuraba en última posición con una nota de 81,9 puntos sobre 100. En 2014, con 89 puntos, la Comunidad foral ocupaba la novena posición en ese ranking lo que arroja un retroceso tanto en términos absolutos (peor nota) como relativos (pérdida de posiciones) que contrasta con la subida generalizada que experimentaron el resto de comunidades.

“Detrás del empeoramiento de este índice hay caídas notables en varios de los subíndices que lo componen. Entre 2014 y 2016 disminuye la calificación que logra Navarra en 5 de los 6 subíndices, destacando el retroceso que experimenta en la Transparencia Económico Financiera y en la Transparencia Activa. Además, con respecto a España, en 2016 Navarra puntuaba peor en prácticamente todas las categorías”, apunta el informe donde se precisa que este indicador únicamente recoge el primer año y medio de la presente legislatura. “Cabe esperar que la importante dotación de nuevos recursos para estas finalidades contribuya a mejorar la calificación de Navarra en la próxima edición del índice de Transparencia de las Comunidades Autónomas. Cita como ejemplo para ilustrar este hecho la mejora del portal de transparencia y gobierno abierto.

En cualquier caso, asegura Institución Futuro, “llama la atención el deterioro registrado en 2016, cuando ya había aumentado la disponibilidad de recursos para los departamentos encargados de esta cuestión”. Para el centro de pensamiento puede deberse, en parte, a que se hayan priorizado objetivos como “el impulso del euskera (Plan Estratégico del Euskera) y su utilización por parte de la administración foral en su comunicación hacia y con la ciudadanía” y otros, “de carácter más político o ideológico, como el programa de Paz y Convivencia”. “La administración ha de ser eficiente en el uso de los recursos públicos y, para ello, es necesaria una continua rendición de cuentas ante la ciudadanía basada en la transparencia informativa, en la calidad, veracidad y relevancia de los datos publicados y en la accesibilidad a los mismos”, concluye Institución Futuro.

Become a member

Password: